Últimos temas
» Estoy de vuelta!
Mar Mar 28, 2017 6:27 pm por Peter Pan

» >.< Hola..??
Sáb Dic 24, 2016 5:02 am por Kristoff Bjormann

» Parodias y fotos chistosas
Miér Mar 16, 2016 9:26 am por Pequeño Pony

» Besarias al de arriba.
Miér Mar 16, 2016 9:22 am por Pequeño Pony

» No todo es lo que parece {Privado; Bailarina de Papel}
Sáb Feb 13, 2016 1:01 pm por Peter Pan

» Pasos delicados sobre madera bruta (Balbina + otros users)
Lun Ene 25, 2016 9:27 am por Babette

» Who's afraid of the big bad wolf? +18
Jue Ene 14, 2016 7:55 pm por Red

» Rain storming (una sugerenciazote)
Miér Ene 13, 2016 8:34 pm por Pequeño Pony

» La Pluma y la Ficción: Más promoción para tu foro
Lun Ene 11, 2016 8:27 pm por Invitado

» Superheroes World {Afiliación Elite}
Sáb Dic 26, 2015 8:02 pm por Invitado

afiliados Hermanos
Directorio
Afiliados Elite 06 de 45


Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Demás Créditos del Foro.

en territorio enemigo (libre)

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

en territorio enemigo (libre)

Mensaje por seiyu el Vie Feb 14, 2014 3:29 am

Recuerdo del primer mensaje :

Los arboles del bosque encantado se alzaban por encima de sus cabezas, como si los observaran mientras desenfundaban sus ramas agitadas con el viento a punto de darles la paliza de su vida... ¿pero los arboles no hacían eso verdad?
Si en aquel momento los arboles parecían amenazantes, cuando se adentraron tanto que no se veía el cielo, ahora parecían sicarios esperando su oportunidad para clavarles un cuchillo en la espalda en completo silencio.
Seiyu no podía evitar hacer comparaciones siniestras en los bosques, estuvo a punto de ser desayudo de bruja en uno de esos frondosos lugares, pero no le daban miedo, le daba miedo pensar que clase de oscuras criaturas habitaban en el
-seiyu... tranquilo... no creo que hayan hadas...
-¡¿como puedes estar seguro?! Esas oscuras criaturas habitan bosques, recuerdo que cuando intente huir de la bruja me atacaron una pixies del bosque... fue terrible.
-si, y desde entonces no soportas las hadas, ya me has contado esa historia mil veces... pero ya te dije que probablemente solo te criarían como criado de su rey... o como eterno consorte de su reina, lo cual habría sido un final feliz … ¿no crees sei...? ¡baja de hay!

seiyu se habia subido a una rama de el miedo que le habia entrado


avatar
Soldado raso de la Bruja
Ver perfil de usuario
Mensajes :
134

Volver arriba Ir abajo


Re: en territorio enemigo (libre)

Mensaje por Anna el Lun Mar 31, 2014 5:11 pm

Off:
Disculpenme el tocho-post

-¿A quién llamas niña?-Siseó Leanna, aún agarrada entre los brazos de la princesa, pero sus protestas no fueron escuchadas. Parecía un perrito pequeño ladrándole a un par de pastores alemanes que le triplicasen el tamaño, y aún así no se desharía de su fiereza.

-Sí, claro que lo estoy-Respondió Anna, distrayéndose un poco. Definitivamente no podía ser así… Elsa no se hubiese podido meter sola en una refriega… ¡De seguro protestaría por haberse roto una uña! El conductor había dicho claramente que la había abandonado en el bosque, no había mencionado nada acerca de hombres armados-Te lo dije la otra vez-Pero entonces recordó que no había mantenido ese tipo de conversación con Seiyu, sino con Ralth cuando se topó con el durante el espectáculo de los circenses y el monito-No, no, no, lo mio no es un simple matrimonio por conveniencia-Se justificó, tratando de convencerse de lo contrario, aunque no era así como lo habían dispuesto sus padres.

A fin de cuentas, un casamiento pactado era un negocio y las partes afectadas eran la mercancía, se mirase por donde se mirase. Los reyes de Arendelle habían querido un niño y no una niña cuando concibieron a Anna, con el objetivo de que Elsa no tuviese obligación de reinar. A pesar de no haber problemas en aquel entonces, la magia de la mayor de las hijas ya era una amenaza… Pero todo se torció cuando nació ella, agregando otra hembra al linaje familiar de Arendelle, y por ello se tomó la pronta decisión de comprometerla primero, para eliminar futuras controversias y asegurarle un futuro lejos de a corte. Pero claro, la princesa desconocía todo el entramado político que se escondía detrás de las decisiones tomadas por sus progenitores, y lo veía como algo normal.

-Es amor verdadero-Aseguró.

Que atrevida… Osaba hablar de algo que desconocía, cuyo concepto estaba extrapolado en su mente por las remotas y vagas ideas que se hacía viendo los cuadros que adornaban los pasillos, y en aquellos escasos momentos en los que un libro había logrado resistir el tiempo suficiente entre sus manos inquietas. El afecto le había sido negado por mucho tiempo, y las cartas de Franz Ferdinand eran lo más parecido a una amistad que podría llegar a mantener con alguien… Posiblemente la princesa las malinterpretaba a posta, para sentir que la preocupación era real, movida por su inocencia y sus ansias de ser querida por alguien. Bueno, a fin de cuenta eso era lo que hacían los príncipes y las princesas, ¿No? Comprometerse y casarse. Anna no conocía otro modo.

Pero de nuevo los pensamientos perturbadores volvieron a ella, apartando a Franz por un momento de su mente para volver a centrarse en Elsa, haciendo latente que Anna padecía de un grave trastorno de atención que le impedía concentrarse en algo durante mucho tiempo seguido. Debía ser madura y estar a la altura de las circunstancias, pues no en vano pretendía ser la heroína que regresase a la reina de vuelta, para ganarse así el afecto ajeno y, con un poco de suerte, lograr que a su hermana se le pasase la paranoia de las puertas cerradas. Era una norma absurda e injusta. Puede que hasta incluso Seiyu reconociese que no era una dama en peligro sino una joven mujer tenaz y luchadora. Pero, volviendo a su rubia hermana… Si no estaba, que esperaba que así fuese, entre los cuerpos que sembraban de terror aquella parte del bosque, ¿Dónde se encontraba? La preocupación crecía como un globo dentro de su pecho, ¡Pobre Elsa! Ella no podría sobrevivir tanto tiempo sola en el bosque, y de nuevo, volvió a alarmarse de que aunque no estuviese allí tirada, tal vez compartía ese mismo fatídico destino. Su crianza entre sedas, lujos y estricta educación no estaba preparada para afrontar un abandono prematuro en mitad de una zona plagada de peligros imprevisibles. Incluso aunque no hubiese monstruos y alimañas, seguro que una noche a la intemperie podrían haberla matado de frío. Pero por suerte para ella, fue Ralth de nuevo quien vertió algo de luz sobre tan turbio y descorazonador asunto.

-¿De verdad? ¿Cómo lo sabes?-Preguntó, soltando a Leanna para encararle. Le sacaba un par de cabezas o tres de altura, pero no se dejó intimidar por él, sino que cruzó los brazos sobre su pecho y le sostuvo su mirada clara-¿Qué pruebas? ¿De que hablas?-Quería creer que tanto muerto junto no fuese un dato esclarecedor. No había mujeres entre ellos, sólo tipos con aspecto de mercenarios, o lo que quedaba de ellos-¡No!-Exclamó, llevándose las manos a la boca para contener un grito, que murió antes de llegar a salir de sus labios-¿Dónde?-Dijo, agarrándolo del cuello del peto para obligarlo a agacharse, zarandeándolo con una violencia impropia en una doncella de alta cuna-¿Dónde está?-Repitió impetuosa como ella sola-¿Quién iba a querer encerrarla?-Quiso hacer un chiste sobre lo amarga y poco gratificante que resultaba la compañía de su hermana, y que de seguro si la habían raptado no tardarían en soltarla, pero el asunto no era algo para reírse, y por segunda vez en su vida, la menor de las princesas fue consciente de la soledad y el desasosiego de perder a un ser querido. No otra vez…-Ni lady ni leches, ¡Quiero a mi hermana de vuelta YA!

Sus ojos turquesa empezaron a brillar en un preludio al llanto, pero contuvo las lágrimas para demostrar fortaleza y no comportarse como una cría, ajena al hecho de que la respuesta de Ralth había puesto más tensa aún a Leanna, como si tuviese un palo atado a la espalda, reconociendo parte de lo que este decía. La mente de la pequeña niña hervía con cierta culpabilidad, consciente de la información que había ocultado a Anna adrede. La bruja...

-¡Seiyu!-Protestó la princesa a voz de grito, emprendiéndola con él-¡Dile algo!-Señaló a su compañero, el cual se marchaba dejando tan sólo una escueta y poco convincente explicación al respecto. Anna pateó el suelo, con irritación e impotencia, ¿Es que nadie nunca le iba a decir nada? Las palabras de Victor Green tampoco eran de mucha ayuda, apretándose como unas manos heladas en torno a su pecho-¿Tu sabes algo?-Preguntó, meneando la cabeza y golpeándose a sí misma con sus propias trenzas a causa de lo brusco de su movimiento. Anna agitó la mano delante de su rostro para apartar el molesto humo, y tosió-¿Cómo? ¡Sí!-Dijo de pronto, golpeándose la palma abierta de la mano con el puño-Debo volver a Arendelle y hacer los preparativos-Aspiró aire profundamente.

Estuviese donde estuviese Elsa, la encontraría, al precio que fuese. Anna ya se veía comandando una pequeña cuadrilla de soldados con el emblema de su casa, portando sobre su cuerpo menudo una armadura y enarbolando una espada como si fuese Joan D´Arc, dando por sentado que estaba donde el moreno decía… ¿Ya pero en que parte concreta estaba esa mazmorra? Las tierras encantadas abarcaban un amplio abanico de territorio, y Anna de por sí sola, se perdería en su propio dormitorio si no fuese porque sólo había una puerta. Tenía un pequeño gran problema.

-Pero necesito saber donde está. Si sigo perdiendo más tiempo, tal vez…-Se calló de pronto, asignando a aquella palabra la categoría de Tabú. Su hermana iba a aparecer, eso no había que ponerlo en duda ni un segundo-¡Seiyu! Tienes que hacer algo, por favor…-Dijo, agarrándole de las manos y estrujándoselas con fuerza.



Awards:



avatar
Princesa de Arendelle
Ver perfil de usuario
Mensajes :
268

Volver arriba Ir abajo

Re: en territorio enemigo (libre)

Mensaje por seiyu el Mar Abr 01, 2014 12:15 pm

Seiyu estaba dividido entre unos y otros, Ralth sin duda sabia algo, pero no queria que lo dijera delante de Anna, pero anna lo habia oido y habia reaccionado de forma muy triste casi convenciendo a Seiyu.

-Pero necesito saber donde está. Si sigo perdiendo más tiempo, tal vez… ¡Seiyu! Tienes que hacer algo, por favor
-pero anna yo... no puedo ponerte en ese peligro... no se adonde se referia

seiyu agarro los hombros de elsa
-si algo te pasase yo... yo no...

un extraño siseo, se fue formando cerca de ellos, como el rose de miles de tallos al moverse, y una sombra les tapo el sol.

...si el no te lo dice... te lo pudemos decir nosotras...

la gran sombra pertenecia a una gran agrupacion de las zarzas que habain formado un ser, con una gran cabeza que parecia una planta, pero tenia una baba pegajosa que le salia de sus petalos... o labios.
En cualqueir caso la planta no hablaba como una voz, sino como un unisono de voces que les hablaban a la vez.


las zarzas casi les tenian rodeados, casi no habia forma de escapar.

-que o quien eres tu!
seiyu esgrimio su gran espadon de forma amenazante frente a la criatura.

"......no tenemos nombre... los humanos os empeñais en poner nombres a las cosas....... pero podeis llamarnos Fleridiam... 1º de los 5 guardianes de la monstaña prohibida...."


-la montaña prohibida? aqui no hay ninguna montaña...

"...tambien ssssomossss las guardianas del jardin prohibido del amo Noligma... pero tambien recogemossss lnuessstrosss bassssstagos que deja por hay tiradossss... a los que vosotrosssss estupidossss monosss habeissss dañado! ¡¿quien de vossssotrossss ha sido?! los demas vivireissss para ver un nuevo dia..."

Seiyu trago saliva al recordar que habia cortado una rama del zarzal.

"sssssi no me lo decissssssss morireissssss todosssss igualmente esssss inutil resisssssssssstirse..."

una de las plantras empezo a girar alrededor de Victor como si sintiera algo parecia que algo en la bolsa de victor lo atraia.


avatar
Soldado raso de la Bruja
Ver perfil de usuario
Mensajes :
134

Volver arriba Ir abajo

Re: en territorio enemigo (libre)

Mensaje por Victor F. el Mar Abr 01, 2014 3:11 pm

La reacción que despertaron sus palabras en aquella muchacha le resultó interesante. Parecía muy confiada en cuanto a lo que estaba diciendo, como si la preparación de una legión pudiera llegar a ser realizada en solo unas horas.

- No os precipitéis. - Comentó Victor, mientras cavilaba sobre la situación. -Se requiere de un tiempo para formar un ejército, para reconocer el terreno y sus riesgos, para conocer al enemigo... - Aunque aquello ultimo parecía lo más fácil, pues aquel individuo mostraba claros síntomas de conocer muy bien al secuestrador. - Si queremos mandar a cientos de hombres a morir por una causa, primero hay que llevar a cabo ciertas investigaciones de campo...

Fue en aquellos instantes, cuando sintió un extraño movimiento a su alrededor. Observó para su asombro como las plantas se reunían y les rodeaban como si pretendieran conformar una autentica prisión. Una de ellas, la de aspecto más grande y temible hizo aparecer lo que debiera ser una boca, para empezar a contarles una historia de lo más convincente. Siempre desde el punto de vista de que lo estaba contando una planta, que ya de por sí era poco creíble para Victor.

- Como esto, ahora sabemos que es capaz de controlar las verduras. ¿Lo siguiente son rábanos bomba? - Comentó, mientras regulaba unos pasos para alejarse de aquellas dichosas bocas. Sintió un ajetreo dentro de su bolsa, y comprobó con sorpresa como las plantas empezaban a rodearle a él en concreto.

- Habéis cometido un pequeño error. - Agarró la bolsa donde se encontraba el trozo de zarza y lo lanzó a la espesura del busque, no quería estar localizado por aquellas aberraciones. - No soy comestible. - De un ágil movimiento, extrajo un bote metálico con un difusor en su punta y empezó a rociar la tierra y las plantas a su alrededor. Procuró tener cuidado de que aquella toxina no alcanzara a sus acompañantes, no quería cargar con más peso muerto del debido. La reacción fue casi instantánea, la hierba se estremeció y contorsionó quedando reducida a un simple reflejo de lo que era. Las zarzas que le rodeaban no se hicieron de rogar, se alejaron de inmediato contorsionándose y golpeando los arboles a su alrededor, mientras se deshacían como si de un simple liquido hubieran estado formadas.

- Procura mantener a tus crías alejadas de mí. - Objetó apuntando con el difusor a aquella extraña planta. - Escondo muchos trucos bajo la manga, si no quieres ver reducido este "hermoso" bosque a cenizas... o algo parecido, mejor será que me tengas consideración en tus futuras amenazas.
avatar
Doctor
Ver perfil de usuario
Mensajes :
38

Volver arriba Ir abajo

Re: en territorio enemigo (libre)

Mensaje por Anna el Mar Abr 01, 2014 5:11 pm

-No me pasará nada-Aseguró, resuelta, colocándo su mano sobre la que la agarraba por los hombros y parpadeando de forma cálida. Anna tenía la fea costumbre de creerse intocable por los peligros, ajena al recuerdo de que su propia hermana había estado a punto de matarla cuando era pequeña. La ignorancia era un arma peligrosa en su contra.

La voz envolvente sobrevino a la desaparición repentina de la luz, que hizo el frío momentáneo al no haber sol que alumbrase. Las sombras se extendían, poderosas por el suelo, dibujando un entramado de líneas curvas que no eran más que la silueta intrincada de las zarzas, cuya maraña se alzaba en una enorme boca de colores llamativos, propia de un cazador arbóreo como la chica intuyó que era. Estaba fascinada, abriendo la boca con un gesto que revelaba su inmensa sorpresa ante un fenómeno como aquel. Tardó unos segundos en asimilar del todo lo que estaba viendo y oyendo… ¡Lo sabía! La magia era tan real como ella misma, y se enroscaba hasta tener una forma concreta y palpable que no dejaba lugar a dudas. Su corazón latía desbocado, presa de una emoción intensa que recorría sus músculos al ser consciente de lo que la rodeaba. Anna no tenía miedo de las plantas que se cernían amenazantes, al menos no de momento, pero posiblemente no tardarse en sucumbir a él en el tiempo que su excitación se diluía.

-Monstruo-Murmuró Leanna, que había sabido que permanecer mucho tiempo en el bosque no iba a llevar nada bueno consigo.

Era una especie de augurio al que debía haber prestado atención, pues un escenario de matanza como lo era aquel no traería más que una llamada inequívoca a la mala fortuna. La culpa era de Anna, obviamente, pero ella se había comportado estúpidamente al dejarse llevar por sus impulsos espontáneos, y ahora se sentía como varias noches atrás. No quería volver a presenciar como ese engendro devoraba de nuevo a otra persona, pues el regusto ácido aún podía palparse en su lengua al rememorar los gritos de agonía que lanzaba su compañero al ser arrastrado y comido por las zarzas asesinas, llamadas por aquel brujo. ¿Ese iba a ser su final? ¿Enserio? ¿Cómo podía haber sido tan imbécil de dejar que sus pasos la arrastrasen de nuevo a la escena de un crimen del que nunca debía haber presenciado? Ella solo deseaba encontrar a su hermano, y a cada paso que daba, el destino lo torcía de manera inverosímil y cruel. La niña apretó los dientes, grabando aquel nombre a fuego en su mente. El asesino de sus compañeros era el dueño de aquella planta, y repetiría su apelativo todas las noches hasta que lograse vengarlos de forma adecuada. Hasta entonces, lo que primaba era volver a salvar el pellejo.

-¡Seiyu!-Exclamó Anna, inconscientemente imprudente ante el hecho de que la planta les había rodeado con intenciones visiblemente poco amistosas-Dice que va a darnos información-Le asestó un codazo de advertencia. Casi no podía creerse su “suerte”, a pesar de todo, con una opinión que era totalmente opuesta en la mente de la niña pequeña-¿La montaña prohibida?-Repitió también ella, preguntándose donde quedaba semejante lugar. El hecho de tener “Prohibida” en su nombre, la dotaba de un atractivo que empujaba a Anna a querer visitarla, sólo por el mero hecho de que hacerlo ya resultaba ser un hecho ilícito-¿Y donde está ese jardín prohibido?-Inquirió con creciente emoción. Asestó también un codazo de advertencia al enmascarado, por su falta de tacto y cortesía, lanzándole una mirada en la que claramente podía verse un “Ni se te ocurra”-Nadie ha dañado a tus hijos-Decretó con diplomacia, como una digna mandataria-Si pudieses…-Pero parecía un poco tarde para eso, cuando el señor Green se vio asediado por las zarzas. Leanna se apartó como si estas contuviesen un veneno sin antídoto en sus afiladas púas, dejando que se cerniesen sobre él-¡Para!-Bramó al ver como empleaba un sifón para espantarlas. Supo que algo no andaba bien y que con ello iba a perder la oportunidad de rescatar a Elsa del peligro que la amenazaba-¡No hagas eso o no nos dirá lo que queremos saber!-Por desgracia, sintió que él había firmado la sentencia del grupo entero.



Awards:



avatar
Princesa de Arendelle
Ver perfil de usuario
Mensajes :
268

Volver arriba Ir abajo

Re: en territorio enemigo (libre)

Mensaje por seiyu el Lun Abr 07, 2014 12:14 pm

Seiyu se interpuso cuanto podia entre anna y la criatura vegetal, algo bastante dificil por que anna era bastante inquieta

-¡Seiyu!-Exclamó Anna, inconscientemente imprudente-Dice que va a darnos información-tras los cual le asestó un codazo
-He?! que no soy sordo!!!
Intento dar un espadazo a las ramas, pero fue como hacerlo frente a un avispero, solo las enfurecia mas.

-¿La montaña prohibida?
seiyu pestañeo ante la mencion de dicho lugar, como si supiera algo o este nombre le dijera algo escensialmente importante por lo que tardo bastante en decir
-"prohibida" significa que nada de hacercarse ...oiste anna!

-¿Y donde está ese jardín prohibido?
-¡Anna!! no me estas escuchando!!!

Pero victor dio por finalizado el momento charla con la aplicacion de un extraño objeto
es mas las plantas que entraban en contacto se marchitaban en el acto.
-muy bien victor!! eso le dara su merecido a esta ensalada!

-¡No hagas eso o no nos dirá lo que queremos saber!
-ups... claro! se me habia olvidado...


.¡¡¡!!!!.... MALDITOS!!!.... VUESTRA SANGRE ALIMENTARA NUESTROS NUEVOS BROTES.... LAMENTAREIS ESA OFENSA HACIA NOSOTRAS...

Mas plantas rodearon a victor sin importarle sus armas a las que eran tan vulnerables, era tan raro que un enemigo atacara sin ams de frente.

... VEAMOS CUANTO TE DURA EL VENENO HUMANO... mientras... me comere a tus amigos...

de repente algo se abrio entre las zarzas, como si fuera una flor mas larga y grande que el resto, que no hablava... pero tenia lengua, una tan larga que se enredo enel pie de Leanna y empezxo a tiar de ella hacia su gran boca.

lamentablemente las zarzas aislaban a victor de el resto debido a que no paraban de acosarlo, por lo que estaban unicamente seiyu y anna para salvar a la joven


-LEANNA!
Seiyu agarro a la joven y clavo sus talones mientras sentia a Anna intentando ayudarle trirando inutilmente de el, pero no hizo mucha falta.
La fuerza de seiyu a veces servia de algo, copnsigui detener el abance no obstante aquello no le parecia a Leanna que se sentia a punto de partirse en dos.

http://www.abc.es/Media/201205/18/jumanji%20plant--644x362.JPG



... es demasiado fuerte hermana.... fuerte para un humano normal... pero da igual... os comeremos a todos a la vez...
las zarzas avanzaron para rodearles, eran demaisados, asi que solo tenia una salida.
-anna agarra fuertemente a leanna!!!

seiyu dejo a leanna en manos de anna y saco rapidamente su gran espadon
-tecnica de la espada del guardian!! corte semi-circular... ESPADA DEL VIENTO!!!
seiyu movio rapidamente la espada cortando toda rama o grupo de eastas que se interpuso en el ataque.

con ese ataque consiguio mantener una covertura segura, pero anna estaba siendoa rrastrada con leanna
-DETENTE MALDITO.
Seiyu lanzo un golpe brutal que bien podria haber cortado la pierna a leanna, pero solo corto el ligamento de la joven
-chicas esto no es un juego, alejaos si podeis y mantener los ojos abiertos... y si podeis, no dejeis que os toque.

... no podeis escapar... Nosotras tambien poseemos muchas armas!!...

de repente varias flores aparecieron por encima de las zarzas y se empezaron a zarandear lanzando polvo blanco muy extraño por el aire.

-que... ¡¿que es eso?!

... es hora de dormir y comer... dormir vosotros... nosotras comeremos...


avatar
Soldado raso de la Bruja
Ver perfil de usuario
Mensajes :
134

Volver arriba Ir abajo

Re: en territorio enemigo (libre)

Mensaje por Anna el Dom Abr 13, 2014 4:39 am

Off:
Me salto el turno de Victor con su permiso, que si no, ¡Nunca podré encontrar a mi hermana D: ¡ ¡Elsa, resiste T_T! ¡Yo iré a rescatarte! (?)

Daba igual que fuese una locura acercarse, allá donde estuviese Elsa ella iría sin importar la distancia o los peligros que tuviese que sortear. Anna no era cobarde, ningún obstáculo sería lo suficientemente grande como para disuadirla de que desistiese de su búsqueda. Muchos años había pasado privada de cariño como para ahora renunciar a su única familia, sólo porque una planta dijese que el sitio en cuestión estaba prohibido. Quien fuera que la hubiese capturado lo pagaría bien caro, pero la cuestión apremiante no era esa en ese preciso instante, sino más bien salir con vida de semejante situación.

-¡Señor Green, cuidado!–Exclamó, ante la ironía del asunto.

Verde contra verde, ¿Había algo más absurdo? La figura del enmascarado desapareció, oculta por una densa e insondable cortina de ramas que se retorcían y mezclaban unas con otras. Anna apenas sí podía ver más allá de las escasas rendijas, pero asegurarse por el bienestar de la misma persona que había enfurecido a aquel ser vegetal había dejado de ser una opción, ahora que los amenazados de muerte eran ellos. Se giró con violencia al ver emerger un inmenso brote de colores muchísimo más vivos y atrayentes, que desplegó sus pétalos en un espectáculo que la chica consideró momentáneamente hermoso y atrayente… Hasta que una liana salió disparada de sus pistilos para capturar de improviso el tobillo de la menor.

-¡SUÉLTAME MONSTRUO!-Chilló Leanna con toda la potencia de su garganta, asestando manotazos al aire, buscando inútilmente clavar el espetón oxidado en la fibrosa cuerda que tiraba de ella hacia la flor de grandes dimensiones-¡No pienso morir tan pronto!

Anna mentiría si afirmase que no estaba asustada, porque lo estaba. Pero el miedo podía manifestarse distinto dependiendo de las personas, y ella buscaba con desesperación algúna forma de no sucumbir a él.

-¡Leanna!-Bramó, imitando a Seiyu, como si el hecho de clamar su nombre pudiese servir para insuflarle más fuerzas, y corrió hacia donde el joven guerrero, la había agarrado, tirando de ella para evitar que la menor se convirtiese en poco más que una mosca dentro de los pétalos. Un grito desgarrador indicó que Leanna estaba sufriendo como si se hallase en una cámara de tortura, siendo atrapada por ambas partes, por lo que Anna tiró de los hombros del moreno hacia atrás, inconsciente de que como Victor, ahora una espesa mata de zarzas los habían rodeado con la inclemencia de unos cazadores hambrientos.

-¡¡¡Anna agarra fuertemente a leanna!!!

-¿Qué? ¡No puedo tirar de ella!-De seguro acabaría arrastrándolas a ambas hacia una muerte inevitable y dolorosa, pero sin embargo obedeció. Mientras la niña seguía asestando golpes a ciegas con la afilada punta de su arma improvisada-¡Aguanta!-Suplicó, apretando los párpados, luchando por no dejarse arrastrar, ¿Dónde diablos estaba Ralth cuando se le necesitaba? Y entonces cayeron hacia atrás cuando la fuerza remitió súbitamente, haciendo que ambas chicas rodasen hacia un lado, hechas un ovillo humano.

Los gemidos de Leanna eran la clara prueba de que, a pesar de todo, había sido herida, pues la piel lucía roja, levantada y sangrante allá donde la planta la había aprisionado. Las cajas torácicas de ambas híper ventilaban a causa del esfuerzo y el miedo de creerse cadáveres por unos segundos, y su pulso era tan acelerado que la princesa de Arendelle pensó que el corazón iba a salirsele por la boca.

-Vamos-Susurró, tratando de ayudar a la cría a levantarse, sintiendo sus propias piernas de mantequilla, ignorante de que su hermana había experimentado sensaciones parecidas en el mismo lugar. Claro que Anna no había matado a nadie.

-Chicas esto no es un juego, alejaos si podeis y mantener los ojos abiertos... y si podeis, no dejeis que os toque.

-¿Siempre eres tan observador?-Gruñó la morena sin deshacerse de su sarcasmo habitual, conteniendo gemidos de puro dolor, mientras se aferraba con inusitada fuerza al brazo de la pelinaranja.

-Ya vale-Protestó Anna-¡No podemos dejaros solos!-No cuando apenas veía una ruta visible de escape, y ni siquiera sabían si el señor Green seguía vivo.

Pero Leanna no estaba de acuerdo, y trató de hacerse a un lado, ¿De verdad merecía la pena seguir con semejante grupo suicida? Les debía cosas… ¿Pero las suficientes como para arriesgarse a morir? ¿Desde cuando tenía un código de honor que la impelaba a arriesgar su pellejo por una búsqueda inútil como aquella? Quiso gritarle a Anna que se olvidase del asunto, que en el mejor de los casos su hermana podía estar muerta; o peor, que era una bruja y que ella misma la había visto, escondida debajo del carruaje hacer un conjuro, pero algo se lo impidió. Tal vez fue el hecho de que ella también buscaba a su hermano, y de que no hubiese podido asimilar una verdad como esa.

-Se las apañarán-Aseguró-No encontrarás a Elsa si te quedas aquí y mueres-Informó entonces, con voz clara y decidida… Y pareció que sus palabras tuvieron el efecto deseado, pues el rostro de la princesa se contrajo por la indecisión, dividida entre abandonar a sus amigos y recuperar a su familia. No quería dejarlos… Pero si lo que había dicho Ralth era cierto, su hermana estaría en ese momento sufriendo de la peor forma imaginable, algo que ella no pensaba tolerar de ninguna manera.

Con un vehemente asentimiento, Anna entrelazó sus dedos con los de la menor y corrió hacia un lado, viéndose acorralada por un muro de zarzas del cual empezaron a florecer brotes, igualmente hermosos, y posiblemente peligrosos que el anterior. En un acto desesperado, recordó el laúd que llevaba colgado a su espalda, y lo liberó, blandiéndolo de forma amenazante.

-¡Atrás!

-Cuidado-Exclamó la niña, en el preciso instante en el que una esporas empezaban a brotar de su interior, cubriendo el ambiente con un polvo denso y blanquecino.

Leanna se agachó conteniendo la respiración, cubriendose la boca y la nariz con el delantal y demasiado tarde, tiró de Anna y la obligó a cubrirse, dejando caer en el suelo el instrumento de cuerda, que soltó un tañido furioso. Con torpeza, la princesa la imitó, lamentablemente sus movimientos se habían vuelto un poco más lentos de lo habitual, y sus ojos brillaban de forma antinatural, soltando una risita por lo bajo a causa de la inhalación accidental, como si estuviese drogada.

Off sobre Anna:
Anna no ha inhalado suficientes esporas como para caer dormida, pero si bastantes para que sus sentidos se vean mermados y este aturdida xD



Awards:



avatar
Princesa de Arendelle
Ver perfil de usuario
Mensajes :
268

Volver arriba Ir abajo

Re: en territorio enemigo (libre)

Mensaje por seiyu el Mar Mayo 06, 2014 2:10 pm

seiyu pestañeo ante la caida de las esporas
-que raro, incluso parecen nieve...¿deberia hacer bolas de nieve?

-atras
-cuidado!

seiyu las vio evitar respirar las esporas

-ahhh! yo tambien!
(si me tapo no respirare esta nieve rara)
seiyu se tapo imitando a las jovenes, olvidando que tenia esporas en la mano con las que estaba haciendo una "bola de nueve

"estupidos humanos ¡¿como osais resistiros a mui poder?! no podeis ganar a la naturaleza ¡no podeis derrotar a la flora mas poderosa!"

Pero obviamente algo no iba bien, la planta enseguida reconocio que ninguno se estaba durmiendo, es mas... ¿que estaba haciendo ese humano?

Seiyu de repente abandono toda proteccion y se puso a gatear mientras se movia de forma muy rara y emitia ruidos confusos

¿que clase de humanos eran estos?

Ralths naturalmente habia estado pendiente de lo sucedido, pero fue al ver a Seiyu hacer aquello cuando supo que debia actuar y rapido.

-no me queda mas remedio... debo pedirles ayuda... otra vez.


avatar
Soldado raso de la Bruja
Ver perfil de usuario
Mensajes :
134

Volver arriba Ir abajo

Re: en territorio enemigo (libre)

Mensaje por Anna el Jue Jun 05, 2014 3:52 pm

Off:
Me salto el turno de Victor -w-. Diculpa la tardanza, no sé en que estaba pensando ^^º

Todo era suave y tenue, tan envolvente que podría jurar estar escondida bajo las cálidas sábanas de su alcoba. Anna sentía que flotaba en el aire, en mitad de unas ensoñaciones que oscilaban entre el sueño y la vigilia. A su alrededor, el ambiente había adquirido un cariz borroso, pero no importaba porque ella se sentía ligera como una pluma, a pesar de que la realidad se correspondía con todo lo contrario.

-¡Anna!-Bramó una voz cavernosa, en lo que a la princesa le pareció lo lejos.

Sin darse cuenta, apartó de su rostro la capa que cubría su nariz, pues se sentía acalorada. Alguien le dio un tirón, y Anna miró a su lado sin reparar demasiado en Leanna, que luchaba por escapar de las esporas y traer de nuevo a la princesa a la realidad. Pero es que ella no quería volver, estaba bien donde estaba y le gustaba.

Las esporas caían como copos de nieve a su alrededor, evocándole recuerdos que ya prácticamente creía olvidados, junto con una amplia sonrisa juguetona. ¡Al fin!

-¡Hagamos un muñeco!-Pidió con alegría, pestañeando con deliberada lentitud mientras se recreaba en su propia felicidad-¡Juguemos! ¡Por favor! ¡Oh, si, juguemos!-Dio una vuelta sobre si misma, enajenada por la inhalación accidental, cuando algo se movió en su difuso campo de visión, provocándole una risotada divertida-¿Seiyu?-Dijo somnolienta-¿No quieres jugar tu también? ¿A donde vas?-Cambió su expresión feliz por una más contrariada, cuando su cuerpo empezó a reaccionar mal ante la ingesta, abandonando la euforia inicial para verse sustituida por un bajón de fuerzas-No, tu también no...-Se frotó los ojos, empezando a verse prisionera de una llantina estúpida e infantil, cuando un golpe, que si bien no fue capaz de despertarla del todo, logró distraerla. Anna notaba el calor contra su propia mejilla y el ferroso sabor de su sangre entremezclándose con la saliva de su lengua. Se le había roto el labio-¡Eso duele!-Protestó, entrecerrando los ojos. Aún sus párpados pesaban demasiado, pero era capaz de reaccionar ante el dolor. Leanna estaba junto a ella, con la boca tapada, empujando contra su nariz el extremo de la capa mientras mantenía la mano en alto.

-¡Deja de hacer estupideces!-La oyó a duras penas, distorsionada por el trapo que le servía de filtro-¡Reacciona!

Esa sin duda, era una petición imposible. La pelirroja ladeó la cabeza, confusa.

-Cinco minutos más-Susurró.



Awards:



avatar
Princesa de Arendelle
Ver perfil de usuario
Mensajes :
268

Volver arriba Ir abajo

Re: en territorio enemigo (libre)

Mensaje por seiyu el Mar Jun 17, 2014 4:57 am

Seiyu sonría extasiado mirando los copos caer, alzo las manos y bailo ante la caída de los copos de esporas
-esta nevando....
¡Juguemos! ¡Por favor! ¡Oh, si, juguemos!
seiyu estaba gateando entonces
¿Seiyu?¿No quieres jugar tu también? ¿A donde vas?
-soy un perro... soy un gato... soy... ¿que soy yo?
Seiyu se quedo perplejo ante aquella autopregunta que se había hecho al ponerse a jugar a imitar animales
¿Quienes somos y de donde venimos? ¿adonde vamos? ¿estamos solos en este mundo?
seiyu le escocia el hombro pero ni se lo miro, pues ahora tenia una alta figura con cuernos ante el
"que has hecho desgraciado! ya no me sirves para nada! desaparece!!"
seiyu esquivo la figura y se enfrento a un niño
"tu ya no eres el... tu y yo ya no somos iguales..."
nuevamente intento esquivarlo y fue cuando vio aquel mullido montón de ramas espinosas.... se veía tan cómodo...
Seiyu prácticamente se dejo caer al montón de zarzas vivientes.
las zarzas no los destrozaron ni estrangularon, lo cogieron por el pie y lo alzaron como un pescado recién capturado.
Una herida en el hombro hiso a la planta saber por que el humano no se dormia
seiyu escribió:

seiyu dejo a leanna en manos de anna y saco rapidamente su gran espadon
-tecnica de la espada del guardian!! corte semi-circular... ESPADA DEL VIENTO!!!
seiyu movio rapidamente la espada cortando toda rama o grupo de estas que se interpuso en el ataque.

"idiota... te has herido con unas de mis zarzas antes cuando las cortabas... el veneno esta corriendo por tus venas... y a devido llegar a tu cabeza... las esporas solo han acelerado el proceso... pronto seras compost ..."

Eso explicaba que no se durmiera... el veneno estaba afectando a su cerebro, y las esporas habían ayudado a que afectase mentalmente a la victima.
No se dormiría aun, pero cuando lo hiciera lo haría para siempre con la muerte...

la planta se dirigió entonces hacia las jóvenes cuando, 3 haces de luz atravesaron las zarzas, haciendo enfadar a estar que se olvidaron de las niñas para concentrarse en los haces de luz, uno rojo uno azul y otro verde.


OFF:
ahora seria idóneo que victor acabara para siempre con la planta... pero si no puede lo hago yo en su nombre...


avatar
Soldado raso de la Bruja
Ver perfil de usuario
Mensajes :
134

Volver arriba Ir abajo

Re: en territorio enemigo (libre)

Mensaje por Anna el Miér Jul 02, 2014 9:39 am

Off:
Como Victor no va a responder, me tomo la libertad de manejar yo a su personaje, cargarme a las plantas y curar posteriormente a Seiyu.

Seiyu, si hay algo que te parezca mal, dimelo y edito ^^

Leanna trató de tirar de la chica, asiéndola como si de un fardo de harina se tratase. Pero a diferencia de esto, Anna pesaba muchísimo más que un fardo, aunque no lo pareciese. La niña estaba completamente desesperada, sintiendo el peso muerto de la princesa sobre sus brazos. ¡Por favor! ¿Pero que es lo que comía? A pesar de estar delgada, pesaba un quintal, ¿Que diantres era lo que comía? Volvió a abofetearla, lamentablemente el dolor no parecía ser un estímulo suficiente.

Anna emitió un hondo suspiro, terminando de cerrar los ojos y acurrucándose contra ella, apresando su bracito con los suyos como si fuese una almohada gigante.

-Sólo, cinco minutos...-Repitió en ensoñaciones.

***

El ciéntífico había perdido de vista a los otros cuatro hacía un rato, sumido en sus propios problemas, que no eran pocos, precisamente. Las zarzas lo habían rodeado con intenciones poco amistosas, ¡Vaya! Y él que pretendía pasar una tarde tranquila. No iba a poder ser...

-Lo siento, señoritas-Dijo con condescendencia, mirando aquellas flores tan coloridas. Lo bien que le vendría una de esas hojas para hacer algunos de sus experimentos, había tantos usos que podía darle... Lástima que no fuesen a quedar utilizables cuando terminase con ella, porque ese día a Victor no le apetecía nada convertirse en la merienda de una planta carnívora, o lo que quiera que fuese. No señor, eso de que la ensalada se lo merendase a él, no sólo le resultaba absurdo, sino que además era bastante siniestro.

Por supuesto, las esporas no le habían afectado en absoluto, y Victor conservaba su estado de lucidez en perfecto estado, gracias a la enorme máscara de la que nunca se separaba. El olor del aire filtrado era raro, pero aún así respirable y medianamente sano.

-Oh, y yo que quería quedarme a charlar, pero, ¿Sabéis? No va a poder ser. Como buen britanico que soy, llega la hora del té, y es de mala educación retrasarse. Además, no me gustan nada las plagas de jardín-Urgó en su bolsillo y, de entre todos los chismes, encontró aquello que buscaba-Ahá-Una simple cajita de cerillas-Creo que hace falta caldear un poco el ambiente-Prendió una de ellas, y con el pulverizador que había empleado para aniquilar a la primera, roció por detrás de la cerilla, lanzando una poderosa llamarada cuyas lenguas de fuego acariciaron y lamieron las hojas de la flor y los tallos de las zarzas, agotando su humedad hasta convertirla en arrugadas formaciones que parecían más bien dedos siniestros y oscuros, como tétricos huesos. Sólo entonces, cubriendose con los brazos, se abalanzó de forma suicida contra el muro de fuego que el mismo había creado. Las prendas de cuero le protegían, sin embargo el calor era intenso y lo hacía sudar bajo aquellas pesadas ropas.

Victor rodó por el suelo para apagar algunas llamas que se habían prendido en sus prendas, y se incorporó rápidamente, sacudiédose la tierra.



Awards:



avatar
Princesa de Arendelle
Ver perfil de usuario
Mensajes :
268

Volver arriba Ir abajo

Re: en territorio enemigo (libre)

Mensaje por seiyu el Dom Ago 03, 2014 3:11 pm

La planta lanzo un largo sonido agónico cuando el fuego químico lamió su superficie vegetal hubieron mas palabras las platas simplemente chillaron en algun idioma olvidado mientras las llamas se comian su pared vegetal

Seiyu finalmete se derrumbo y cayo al suelo rodando sobre si mismo.
fue entonces cuando
-Seiyu!! seiyu!!
Ralths apareció abrazándolo
-seiyu traquilo... todo saldra bien... seiyu seiyu!!!

seiyu se le desvanecio la vision y se desmayo.



avatar
Soldado raso de la Bruja
Ver perfil de usuario
Mensajes :
134

Volver arriba Ir abajo

Re: en territorio enemigo (libre)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.