Últimos temas
» Estoy de vuelta!
Mar Ago 08, 2017 8:20 pm por Bailarina de papel

» >.< Hola..??
Miér Ago 02, 2017 8:53 pm por Bailarina de papel

» Parodias y fotos chistosas
Miér Mar 16, 2016 9:26 am por Pequeño Pony

» Besarias al de arriba.
Miér Mar 16, 2016 9:22 am por Pequeño Pony

» No todo es lo que parece {Privado; Bailarina de Papel}
Sáb Feb 13, 2016 1:01 pm por Peter Pan

» Pasos delicados sobre madera bruta (Balbina + otros users)
Lun Ene 25, 2016 9:27 am por Babette

» Who's afraid of the big bad wolf? +18
Jue Ene 14, 2016 7:55 pm por Red

» Rain storming (una sugerenciazote)
Miér Ene 13, 2016 8:34 pm por Pequeño Pony

» La Pluma y la Ficción: Más promoción para tu foro
Lun Ene 11, 2016 8:27 pm por Invitado

» Superheroes World {Afiliación Elite}
Sáb Dic 26, 2015 8:02 pm por Invitado

afiliados Hermanos
Directorio
Afiliados Elite 06 de 45


Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Demás Créditos del Foro.

El temor de un hombre sabio (?) [Libre]

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El temor de un hombre sabio (?) [Libre]

Mensaje por Elsa de Arendelle el Jue Dic 19, 2013 12:56 pm

Recuerdo del primer mensaje :



Era la primera vez que abandonaba el reino... Y bajo ningún concepto lo hubiese hecho si no estuviese completamente desesperada. Pero la presión en su garganta la impelaba a ello, y luchaba contra su propio cuerpo para no acabar llorando desconsoladamente, componiendo un gesto neutro que no decía absolutamente nada. El carruaje chocaba contra el suelo con un traqueteo irritante y ella se cubrió más con su capa, abrazándose los brazos con las manos pareciendo que tenía frío. El miedo la hacía temblar, temerosa de que cualquier mal acechase detrás de cada arbusto en miad de la noche oscura. Poco le importaba en realidad que cualquier bestia de afiladas garras apareciese ante la diligencia con ademán amenazador, pues le preocupaban más las hoces y las antorchas de una muchedumbre enfurecida. Todo estaba en su cabeza, desde luego, ¿Cómo estaba tan loca de pensar que una horda sedienta de sangre iba a atacarla en pleno bosque? Nadie sabía su secreto, y en aquel lugar tan tenebroso no parecía probable que se adentrasen bandidos.

Los rumores se propagaban y llegaban a la corte, con un efecto similar al de las hondas acariciando el agua. Elsa estaba al tanto de todo lo que pasase, y no gustaba de cuchicheos. Aún así se había dejado atrapar por habladurías venidas de más allá de las puertas que hablaban de una criatura capaz de conceder deseos que moraba aquella fronda. Ella era razonable, pero por una vez se dejó arrastrar y envenenó sólo un poco sus oídos con aquella mentira, ¿Y si era verdad? ¿Sería posible? ¿Podría curarla? Le dolía pensar que estaba enferma, pero no había otra forma que averiguarlo, aunque la conducta a la que la empujase fuese imprudente.

"Nadie tiene por que enterarse" Se repitió, por enésima vez "Sólo por provar..." Se masajeó las sienes en un intento por buscar algo que la distrajese. Había cometido una estupidez enorme al salir del castillo en pos de una utopía, como si fuese un enfermo que se aferraba a un clavo ardiendo. "Me estoy comportando de la misma forma imprudente que haría Anna", pensó, y justo cuando iba a dar al cochero orden de media vuelta, el carruaje se paró en seco. La fria neblina se colaba por las rendijas de la puerta, como un halo de advertencia.

-¿Qué ocurre?-Preguntó, alzando la voz.
-Creo que nos hemos perdido, alteza-Respondió el timbre del conductor, ahogado por el cristal que separaba su ventanilla del compartimento de la reina-Parece ser que el mapa no es correcto-Prosiguió para consternación de Elsa.
avatar
Reina de Arendelle
Ver perfil de usuario
Mensajes :
523

Volver arriba Ir abajo


Re: El temor de un hombre sabio (?) [Libre]

Mensaje por Yer Noligma el Lun Dic 30, 2013 5:39 pm

OFF:

Elsa de Arendelle escribió:
No he visto que otra cosa poner mejor :´(, no creo que Elsa fuese capaz de  irse así por las buenas para ver que se encontraría en su reino xD. Espero que no te moleste, como pones que tu personaje le da la espalda y empieza a marcharse (pero no ha desaparecido de forma definitiva), he puesto eso.

Si no te parece bien o lo que sea, avísame y edito :-D.

P.D. ¿Qué te ha parecido la película :-D ?

ok... tu tranquila, rolees lo que rolees a mi me gustara XD, de hecho esperaba ... no, mas bien contaba con que hicieras justo lo que has hecho, soy muy calculador en los roles, aunque a veces hay quien consigue sorprenderme XD. siempre intento jugar con el libre albedrío de los personajes, por ejemplo te di elección de quedarte o de ir a tu pueblo, tu decidiste obligar a Noligma, así que no tengas dudas al rolear, yo cuento con que tu rolees de la mejor forma pensando en tu personaje... mientras que yo hago lo mismo con el mio.

PD: si me gusto, dentro de lo que cabe de una típica peli de disney... pero me gusto sobretodo ¡un príncipe que no consigue lo que quiere! ¡por fin!

-te lo intente advertir... mi don, no puede crear... solo destruir... pero no me escuchaste.... ¡¿por que si no uso contratos?!
Nolligma se detuvo pero no se volvió se quedo mirando su reflejo en el hielo que le devolvía su sonrisa siniestra.
todo según lo planeado... el fuego en el pueblo no era real, era una ilusión, pero ella no podía saberlo seguro.
-Así... que esto es lo que quieres... el fuego convocado solo puede apagarse con magia contra el... o derrotando al convocador... osea a mi.
El hielo ante Noligma se tambaleo, como si algo cercano emitiera un calor abrazador, pronto había un arco de hielo mas que un muro, Noligma no avanzo a pesar de que ahora el camino estaba libre
-y si eso es lo que quieres... te concederé la oportunidad.
Noligma clabo el bastón en el suelo y se vlvio a ella
-sin brujería ni hechizos... talento natural contra talento natural.... hielo contra...
Noligma inspiro fuertemente y entonces soplo un chorro de llamas verdes contra un árbol cercano a Elza prendiéndolo.
-...fuego.... parece que el destino nos une... elementos dispares encontrados...estamos destinados a luchar.
Noligma alzo la mano y el fuego broto a su alrededor, y eso no parecía preocuparle.

Si alguien hubiera mirado habría encontrado una bella pero aterradora imagen, por un lado el cielo iluminado de verde, bailante como las llamas del árbol que daban vida a aquella luz, mientras que por debajo el verde se volvía azulado en contraste por el hielo que rodeaba a Elza y el muro de hielo que había detrás.

Por otro lado el cielo era azulado de la luz verdosa del fuego del árbol prendido reflejados en el árbol helado que desprendía hielo como nieve nevada, un ambiente frio y glaciar... en contraste con el verde de las llamas que rodeaban a Noligma.

Sin duda una imagen digna de ver.

-te dejo mover a ti primero... Novata...

Noligma parecía confiado, como si el hecho que ella renegara de su poder la hiciera mas debil, olvidando que cuando el hielo y el fuego se encuentran, normalmente solo queda... agua, ceniza y humo.


inclinaos ante mi poder:

YER NOLIGMA


EL MAYORDOMO- STUNKY


PENURIA


EL MAESTRO DE SINFONÍAS


FELURIAN



avatar
Heredero de la Montaña Prohibida
Ver perfil de usuario
Mensajes :
585

Volver arriba Ir abajo

Re: El temor de un hombre sabio (?) [Libre]

Mensaje por Elsa de Arendelle el Mar Dic 31, 2013 7:17 am

Las lenguas de fuego que brotaron del brujo se reflejaron en la piel de la chica, y el calor hizo que sus ojos lagrimeasen, mientras ella retrocedía para alejarse del árbol que acababa de recibir el abrazo de las llamas. Se cubrió el rostro con el brazo para evitar recibir la oleada de calor, y gimió por lo bajo. La capa le resultaba más que pesada sobre los hombros, pues parecía absorber el calor del ambiente. Necesitaba frío, mucho frío. No quería pelear, no cuando se sentía en una desventaja brutal con respecto al que se había autoproclamado su adversario, pues al menos él sabía lo que se hacía, pero,¿Y ella? Tendría suerte si no acababa congelándose a sí misma. Elsa sabía que iba a perder, pues simplemente su mente estaba al borde de un colapso. Estos sentimientos bien podían estar impulsados por su pesimismo natural, algo de lo que hacía gala a diario; más que una prueba para medir sus límites, se trataba de una cuestión de vida o muerte, y ella se sentía en la cuerda floja: todo podía ser un éxito o un desastre rotundo, aunque algo le decía que la balanza no iba a equilibrarse a su favor, pues jamás lo hacía. Mucho tiempo había transcurrido desde que no daba rienda suelta a sus poderes por completo e ignoraba como seria el desarrollo de los acontecimientos tras ese momento. El corazón le latía con fuerza y la adrenalina fluía por sus venas en un torrente imparable. Afirmaría que la perspectiva la emocionaba, pero no lo haría. Seria estúpido, pues no sólo corría un riesgo grande sobre su propia integridad física, sino que mientras más tardase en derrotarle peores serían las consecuencias para Arendelle. No quería ver su reino arder como lo hacía ese árbol. Muchas casas habían sido construidas en el distrito donde se hallaba el granero, y aquello solo era el comienzo, pues el puerto también colindaba y con el una de las vías de escape más importantes en caso de emergencia en Arendelle. El reino no tenía por que pagar por su insensatez. Era un reto, una misión y una obligación a partes iguales. Ya había recibido varios insultos esa noche, pero aquello era más de lo que pensaba tolerar.

-Que así sea-Se escuchó decir a sí misma, como si en realidad ella se encontrase muy lejos.

Lamentablemente la estrategia no era su punto más fuerte, y ahora la presión también soplaba en su contra, ligada junto al correr del tiempo en sentido inverso a sus intereses. Le venía demasiado grande todo. Pero por una vez no iba a tirar la toalla tan pronto, y sus intenciones eran las de o bien obligarle a extinguir el fuego que amenazaba al reino, o perecer en el intento. Al menos en ese caso, no tendría que lamentar la perdida pues ya estaría muerta.

Hizo lo primero que se le vino a la mente, ¿Qué otra cosa podía hacer? Al menos confiaba en que no le fallase. Hundió su zapatilla en el suelo, recordando la forma en la que lo hacía cuando niña, y el manto de escarcha se volvió liso y transparente. Juntando el ceño, trató de guiar su poder en la dirección correcta, era tan instintivo que casi había olvidado su dinámica. Absurdo. Instigó a la masa helada bajo ella a arremolinarse a los pies del brujo, cristalizandose a sus pies, con intención de evitar que pudiese moverse. ¿Y ahora que? Intentó describir un arco con el brazo, y un pequeño remolino de nieve brotó de la nada en dirección al mago, dejando una estela blanca a su paso.

Spoiler:
Estoy un poco perdida ahora D:. No entiendo muy bien el sistema de los puntos de poder, ni si lo que he puesto está bien o mal >.<.

Como sea, si hay algo incorrecto o que no te parezca bien, dímelo y lo edito sin problemas. Elsa ha intentado hacer que Noligma no pueda moverse y a continuación le ha intentado lanzar una ráfaga que congele, pero ya sabes, tu decides si hace efecto o no.



❅ Beware the frozen heart ❅


Spoiler:


avatar
Reina de Arendelle
Ver perfil de usuario
Mensajes :
523

Volver arriba Ir abajo

Re: El temor de un hombre sabio (?) [Libre]

Mensaje por Yer Noligma el Mar Dic 31, 2013 12:12 pm

OFF:
sinceramente tampoco entiendo el sistema de puntos de poder ese que hablas, me gusta mas el sistema de rol libre y acuerdo mutuo.

pareo si cabe la duda tu serias:

2 puntos de poder si sabe alguna técnica de defensa, o posee magia de forma natural.

y como Noligma esta caballerosamente luchando en igualdad de condiciones se le aplica igual.
Y si A y B tienen el mismo número de puntos, cada uno postea en orden tirando los dados y reaccionando on-rol acorde con el resultado.

pero para eso requerirían tiradas de dados, preguntare al espejo mágico o la bruja del tiempo.

Y tranquila, si algo no me gusta te lo haré saber.

Noligma comprendió tarde algo que ella tenia a su favor que el no, ella se tomaba aquello enserio, el solo se divertía.
Así quien cuando ella seriamente acepto y lanzo su primera oleada un rubor frió recorrió su cuerpo.
El fuego se sus pies se tambaleo y se apago junto a la venida del hielo.
Noligma no pudo moverse cuando lanzo una segunda oleada.
El brujo alzo las manos entonces desprendiendo una oleada de brazas que choco contra la oleada de hielo.

mientras el poder de ambos chocaba Noligma grito

-jejeje... dime la verdad... es a mi solo... ¿o a ti también por primera vez en años... te late el corazón?

Noligma gruño que no se dignara a contestarle.
-eres siempre asi? he? que no quieres que sepan de ti...

Noligma sonrió, pensando que tal vez pudiera hacerle perder el control sobre su poder.

- no quieres que nadie entre en tu mundo, no quieres... sentir, te escondes, como si un paso en falso... todo fuera a echarse a perder

NOligma redoblo sus fuerzas pero solo para anular su ataque, a el no le interesaba acabar con ella... no tan pronto.


inclinaos ante mi poder:

YER NOLIGMA


EL MAYORDOMO- STUNKY


PENURIA


EL MAESTRO DE SINFONÍAS


FELURIAN



avatar
Heredero de la Montaña Prohibida
Ver perfil de usuario
Mensajes :
585

Volver arriba Ir abajo

Re: El temor de un hombre sabio (?) [Libre]

Mensaje por Elsa de Arendelle el Miér Ene 01, 2014 3:01 pm

Spoiler:
¡Entendido! Yo es que pensaba que era obligatorio, por eso lo decía xD. Nada, yo también prefiero el rol libre, no me gustan los dados >.<. En ese caso no hace falta que lo consultes, seguimos como ahora, ¿Te parece Very Happy ?

Debería haber supuesto que no iba a lograrlo a la primera. Como compensación, intentó convencerse de que sólo pretendía ganar tiempo, tantear al enemigo... Aunque de forma errónea, pues tiempo era precisamente lo que no tenía. Noligma contraatacaba con una intensa llamarada que chocó contra la gélida ofensiva de la mujer de pelo platino. Sus dedos se crispaban intentando no perder fuerza en favor del enemigo, pero definitivamente no era para nada fácil de mantener. ¿Cuales eran sus límites? Parecía que no podría averiguarlo por las buenas, pues el miedo era fuerte y volvía su talento más inestable.  Finalmente el hielo cedió, y la ráfaga glacial pasó a ser una inofensiva nevada, que con las hondas incandescentes se transformó en una fina llovizna la cual se disipó rápidamente.

-¡Cállate!-Bramó Elsa. La irá traslucía en sus ojos azules, que ardían con el reflejo de las llamas-¡Deja de mofarte!-Varias flechas trasparentes y sólidas surgieron a su alrededor y, guiadas por sus instintos más agresivos, cortaron el aire viciado con un silbido, clavándose en el suelo a poca distancia del brujo, sin lograr dar en el objetivo. Elsa apretó los dientes, esbozando una mueca de obstinación-¡Detén las llamas ahora!-A pesar de errar, fingió que se trataba de una advertencia, herida en su propio orgullo. De forma instintiva, rozó los dedos por su palma derecha, y una pequeña luz azulada titiló con la promesa de un nuevo hechizo.



❅ Beware the frozen heart ❅


Spoiler:


avatar
Reina de Arendelle
Ver perfil de usuario
Mensajes :
523

Volver arriba Ir abajo

Re: El temor de un hombre sabio (?) [Libre]

Mensaje por Yer Noligma el Jue Ene 02, 2014 3:37 pm

Noligma se mantuvo firme, sin responder a su ataque mas con la defensa férrea de llamas que transformaban su hielo en llovizna y vaho.
Entonces ella lo mando a callar, su sonrisa se torció amargamente.

-¿Prefieres que en vez de hablarte me dedique a atacarte? ... deberías pensar en las consecuencias de tus palabras antes de hablar.
(el que fue a hablar...)
Noligma inspiro de nuevo y lanzo una nueva llamarada, pero nuevamente baja y para derretir el hielo en sus cercanías o tal vez para subir la temperatura del ambiente.

No obstante en algunas partes, ni fuego ni hielo prevalecieron, quedando charcas o zonas ennegrecidas.

Noligma se detuvo de repente y se quedo mirando su mano, las escamas habían ido avanzando sobre su piel, Noligma intento cubrirlas con las mangas.
(estupido...estupido... ESTUPIDO!)
Noligma había olvidado el coste de su poder, ahora poco podía hacer ya, retractarse o jugar al borde del abismo, y no era lo único, sus manos temblaban, a pesar del calor que emitían las llamas... pues el fuego no salia de la nada.
La magia funciona por intercambio equivalente... no puedes esperarlo todo por nada.


inclinaos ante mi poder:

YER NOLIGMA


EL MAYORDOMO- STUNKY


PENURIA


EL MAESTRO DE SINFONÍAS


FELURIAN



avatar
Heredero de la Montaña Prohibida
Ver perfil de usuario
Mensajes :
585

Volver arriba Ir abajo

Re: El temor de un hombre sabio (?) [Libre]

Mensaje por Elsa de Arendelle el Vie Ene 03, 2014 12:58 pm

En algún momento olvidó el fuego. No comprendía el porque, pero su objetivo era derrotarle costase lo que costase, sin importar los motivos que la habían abocado al enfrentamiento. Fácilmente podía llamarse orgullo, o simplemente afán de supervivencia. Ese tipo estaba sacando lo peor de ella, supo, y le seguía el juego como un roedor que cae en una ratonera en busca de bien queso. Se sentía amenazada y eso hacía que su magia brotase sola, traduciéndose en una nevada que rodeaba la escena como un halo de misterio, rodeando a la propia Elsa de Arendelle. Aún no se lanzaba a un nuevo movimiento pese al flagrante destello que escondían sus dedos crispados, cuando se percató de una anomalía. El brujo tapaba sus brazos apresuradamente, lo cual despertó sus sospechas, aunque erróneas. Creyó haberle acertado de alguna forma, lo cual le produjo un perverso placer... Que se mitigó al recordar fugazmente un pequeño cuerpo rodando por un montículo de nieve, aparentemente sin vida. Elsa gimió y sin quererlo dejó escapar su magia, la cual comenzaba a cosquillear en la punta de sus dedos pugnando por salir. El hielo empezó a extenderse por el suelo, chirriando y siseando cada vez que entraba en contacto con algo quemado que aún conservase la temperatura, chocando contra los muros de hielo y extendiéndose hasta formar una cúpula, una especie de mazmorra. La maleza de los alrededores se heló con extrañas y afiladas formas, y la cúpula de hojas perdió su verdor para brillar con un resplandor azulado. El aire se volvió más denso, tanto que Elsa creía que le faltaba el aire, pero sólo era el efecto de su apresurado corazón que latía con tal fuerza que hacía resonar su cavidad torácica.

Spoiler:
Ya sabes, si está mal avisa Very Happy.



❅ Beware the frozen heart ❅


Spoiler:


avatar
Reina de Arendelle
Ver perfil de usuario
Mensajes :
523

Volver arriba Ir abajo

Re: El temor de un hombre sabio (?) [Libre]

Mensaje por Yer Noligma el Vie Ene 03, 2014 3:01 pm

Noligma pronto comprendió que algo iba mal, a pesar de todo, el fuego perdió terreno y el hielo creció en forma de cúpula.
El brujo no necesitaba mas datos para saber que no era parte de un ataque.
hasta los arboles a su lado estaban perdiendo su color y forma, lo que le recordó una sala  totalmente en llamas cuando se despertó durante una de esas pesadillas que tuvo durante la infancia, y el miedo fue peor entonces...
Su madre le extirpo el miedo, y fue una de las cosas que nunca le reprocho a su madre, le volvió loco, si, un alocado sin temor, pero permitió controlar su poder y no volver a tener esos arranques esporádicos.
Ahora era Elsa quien estaba al borde del pánico... no sabia si era miedo hacia el, o temer dañar a los demás... pero ese era el epicentro del problema... el miedo, por eso Elsa quería deshacerse de su poder.

-No debes tener miedo!!!

Nioligma habia aplicado un leve hechizo para poder ser escuchado a travez del hielo.

-mientras no controles tu miedo, este te controla a ti... y a su vez el descontrola tu magia, debes sobreponerte... o el miedo controlara el resto de tu vida.

Noligma no podía hacer mas, Elsa debía aprender a sobrellevar el asunto, si Noligma la ayudaba, nunca aprendería sola, ahora estaban en un bosque, alejado de toda civilización, y el único al que podía dañar estaba rodeado de fuego... si esta perdiendo intensidad, pero aun así debería.
Los charcos de agua se congelaron y el fuego perdió terreno mas rápido de lo esperado.

(mas vale que se controle deprisa)


inclinaos ante mi poder:

YER NOLIGMA


EL MAYORDOMO- STUNKY


PENURIA


EL MAESTRO DE SINFONÍAS


FELURIAN



avatar
Heredero de la Montaña Prohibida
Ver perfil de usuario
Mensajes :
585

Volver arriba Ir abajo

Re: El temor de un hombre sabio (?) [Libre]

Mensaje por Elsa de Arendelle el Vie Ene 03, 2014 4:48 pm

Los ojos de la mujer bajaron hacia sus manos, y su mueca de pánico revelaba que lo que contemplaban le causaba pavor. No había nada terrible en la piel clara y suave, salvo lo que Elsa sentía que simbolizaban. Cada segundo que pasaba, la oleada de pánico hacía mella en sus nervios cuya fragilidad se acentuaba notoriamente. Estaba maldita, y siempre lo estaría, pues no era capaz de controlar la nieve que se acumulaba a su alrededor... El augurio de una muerte suave pero a la vez fría. A medida que esto ocurría, agujas de hielo brotaban de la cúpula, el muro y de las mustias plantas, las cuales parecían sacadas de un trágico jardín de invierno. El tamaño de las afiladas espinas iba aumentando notablemente, y posiblemente acabaría por empalar a todos los presentes. Se dejó caer al suelo, dando con las rodillas en el mismo, presa de la impotencia y el desasosiego. Su mente era un torbellino de ideas que la hostigaban casi tanto como la ventisca que se arremolinaba con su apresurado fluir, pero alcanzó a oír palabras en una no tan lejana distancia. Reconocía aquella voz, se trataba del brujo, pero... ¿Intentaba ayudarla? Elsa debía estar alucinando... Pero este volvió a hablar, y pudo escuchar con claridad sus palabras. Para su pesar tenía razón, el miedo era el titiritero que manejaba las cuerdas de la aterrorizada Elsa, como si fuese una muñeca perfectamente manipulable. No sabía como controlarlo, estaba entre la espada y la pared. Intentó respirar profundamente y dejar la mente en blanco, algo irónico teniendo en cuenta el color imperante; trató de aferrarse a la tranquilidad, pero esta escapaba entre sus dedos igual que el agua. ¿Acaso era mejor morir congelada que abrasada? Hiciese lo que hiciese, su futuro parecía sentenciado... Y lo recordó. No supo como se había escapado de su cabeza, pero el objetivo de la confrontación era extinguir un fuego, no dejar que se propagara, y a pesar de que allá donde se hallaba parecía más una tundra que un bosque, Noglima aún se protegía del frío con el fuego. La aldea aún se quemaba, y era posible que el puerto hubiese sido arrasado mientras ella se dedicaba a lloriquear y a lamentarse de forma egoísta. No sabía hacer otra cosa que auto compadecerse, pero tal vez en otro momento, y no en ese. Se mordió el labio inferior hasta que notó el ferroso sabor de su propia sangre enlazado con el dolor, una bofetada hacia la realidad. Respiró, tratando de calmar el torrente de magia de su interior, notando como intentaba escapar de nuevo y ser libre; la reina trataba de dirigir las sensaciones a un punto menos explosivo, mitigarlas de alguna forma antes de que esta acabase con ella, pero no era tarea fácil. "No sientas" Se reprendió. Nadie había dicho que fuese un camino de rosas, pues lo que encontraba no eran más que espinas, y a pesar de ello la calma llegaba tras la tempestad sutilmente, primero a su mente, y después paulatinamente, hacia su magia. El viento desapareció y los copos cayeron inocentemente sobre ella. La cúpula persistía aunque sus paredes chasqueaban al perder fuerza, un signo inconfundible de culpabilidad, pero al menos no crecían en ella las estacas de brillante hielo. Se dejó caer hacia un lado sobre su codo, y se frotó el ojo derecho. De forma súbita empezó a sentirse cansada a nivel físico a causa del descontrol, el miedo y el esfuerzo, deseando desaparecer a toda costa.



❅ Beware the frozen heart ❅


Spoiler:


avatar
Reina de Arendelle
Ver perfil de usuario
Mensajes :
523

Volver arriba Ir abajo

Re: El temor de un hombre sabio (?) [Libre]

Mensaje por Yer Noligma el Sáb Ene 04, 2014 7:26 pm

Noligma se fue acercando, el fuego verde se habia apagado y la luz procedia del inminente alva, el cielo semi anaranjado arranco destellos en el hielo mientas avanzaba.
La cupula de hielo parecia una obra de arte de la naturaleza, pero no lo era, pero aun asi casi sintio lastima cuando al acercarse derritio un trozo para poder entrar.
El hechicero miro las afiladas estacas que habia dentro de la cupulaben forma de estalactitas... una muerte muy fria y dolorosa.
Finalmente la encontro, a Elsa apoyada y con gesto cansado. Yer Noligma avanzo serio, imponente y lentamente daba unas palmadas sin emocion alguna.
Pero sus palabras no fueron tan oscuras.
-Enhorabuena... me has derrotado... eres dura de roer.
El brujo sonrio amargamente.
-No siempre se gana hiriendo fisicamente... has apagado todo mi fuego... y has creado esta cupula tan bonita... yo solo puedo dejar ceniza a mi paso.
Y de improvisto aprovechando su confusion El brujo obligo a la joven a pasarle una mano por encima del hombro.
-Tranquila... no puedes congelarme.
Lo decia seguro, pero en realidad tenia sus dudas al respecto.
-Ademas debo sacarte de aqui antes de que una de esas caiga y haga pinchitos helado.
Refiriendose a los pinchos de la cupula.
Noligma noto extraño el contacto de la joven, tivia al tacto, mentiria sicdijera que noblevgustaba, no obstante simplemente la saco de la cupula y la sento en un tronco caido fuera del area de la batalla.
Cullos destrozos parecia que tardarian en desaparecer.
-Descanza... ya has ganado...
Noligma ladeo su cabeza a su peticion.
-He?! De que me estas hablan... ho!! Digo... ese fuego claro, como iva a olvidarlo.
Noligma se aclaro sonoramente.
-Fru-fru fuego! Vete de aqui! Nocte queremos en... esto... arendelle? Si! Fuera fuego de Arendelle! Que no haya granero ardiendo cuando su reina llegue.
Noligma termino la pantomima lanzando un puñado de cofeti.
-Ya esta... Arendelle esta a salvo.
Noligma sonrio gracioso de su conclucion
-Vale lo admito... nunca tuve intencion de hacer un trato contigo... por eso te exigi cosas que sabia que no me darias... pero tambien queria quevno tuvieras mala opinion de tu propio poder.
El hechicero se armo de valor para mostrar sus cartas
-lo cierto es que te he hecho pasar esta pruheba para ve. Si eras merecedora de ser mi pupila.
Noligma entrevio en su gesto que no comprendia muy bien lo que queria decir.
-Veras como brujo no sere respetado hasta que tenga un pupilo... y no, no significa que estes atada a mi.... simplemente si necesitas un concejo o akgo me llamas y ya esta...  bueno eso... y si un brujo o bruja te pregunta.
, te enseñe todo lo que sabes... eso es todo.
Mientras hablaba se dirigio al muro que ocultaba su carroza.
-Y como buena voluntad, le explicare a tu cochero, que perdone que me dedique ha hacer muros de hielo.
Pero cuando el muro se derritio Noligma se quedo atonico mirando lo poco que quedaba del carruaje.
Lo habian desgusado, no tenia ruedasn
, ni caballos, ni los adornos, si por tener no tenia ni los asientos... no habia rastro del cochero.
El brujo no tuvo que pensar mucho, era un trabajo muy minucioso, y el hecho de que dos magos lucharan al lado eliminaba a los ladrones habituales que huirian, y por ultimo el olor no dejo lugar a dudas.
-Trasgos...sin duda.
El tono de noligma denotaba cierto desprecio, o tal vez simplemente estaba molesto
-Dime que tienes otra forma de volver a tu reino...


inclinaos ante mi poder:

YER NOLIGMA


EL MAYORDOMO- STUNKY


PENURIA


EL MAESTRO DE SINFONÍAS


FELURIAN



avatar
Heredero de la Montaña Prohibida
Ver perfil de usuario
Mensajes :
585

Volver arriba Ir abajo

Re: El temor de un hombre sabio (?) [Libre]

Mensaje por Elsa de Arendelle el Dom Ene 05, 2014 10:59 am

Elsa sintió un escalofrío. No hizo el amago de apartarse porque estaba demasiado cansada como para que su cerebro ordenase ninguna orden coherente. Escuchaba en su mente un zumbido constante, pero al menos estaba más tranquila y serena que hacía unos minutos, por lo que dedujo que el agotamiento debía ser mayor de lo que creía.

Se oyó a sí misma bufar al escuchar a Noligma. ¿Ella? Ella no había derrotado a nadie, lo único que había ocurrido era que por poco no se suicidaba de forma accidental. Posiblemente mentía para hacer que se sintiese mejor… Poco probable viniendo de un enemigo. Igual sólo era otra burla, la cual descubrió que ya no le molestaba tanto. Soltó un hondo suspiro que dejaba traslucir su cansancio. Elsa sentía que la trataba con condescendencia, de la misma forma que se regaña a un niño de ocho años por coger una rabieta tonta. Quiso decirle “No eres mi padre” pero se calló, y se limitó a tratar de incorporarse con dificultad, sirviéndose de la ayuda. No le preocupaba terminar congelándolo de forma accidental, pues sabía que no podría hacerlo aunque quisiese, pero eso no hizo que la cercanía fuese más agradable, pues Elsa se sentía muy violenta. Hacía años que había ganado cierta independencia sobre sí misma y no necesitaba asistentas de ningún tipo para levantarse, vestirse o darse un baño. Tener que sostenerse en una persona le resultaba incómodo, haciéndola sentir rara e inútil. Finalmente, se dejó caer sobre el tronco y sintió el dolor de los músculos de la espalda en tensión, los cuales intentaban relajarse al encontrar un lugar de descanso. Le picaban los omóplatos, el cuello y los ojos. ¿Dónde estaban sus guantes? Estaba convencida de haber gastado sus reservas de energía, pero por si acaso deseaba volver a cubrir sus manos. Los encontró a unos centímetros de su zapato, sucios, mojados y a la par un poco chamuscados, pero servirían. No tardó tiempo en ponérselos de nuevo para estar más segura.

-Ya basta-Susurró con un hilo de voz, apretandose las sienes y cerrando los ojos exasperada-No me apetece seguir sintiéndome humillada-Levantó una ceja, en una expresión de eterna incredulidad-No...No me lo creo… Demasiado fácil-Entornó los ojos y volvió a interrumpirlo de nuevo con más aspereza-¿Y que ganas tu con eso? Con lo que opine o deje de opinar sobre mis poderes…-Su primer impulso fue enfadarse de nuevo; lo que para ella había sido una cuestión de vida o muerte era para él un juego infantil, un mero entretenimiento sin consecuencias de las que preocuparse. Pero no quería acabar atravesada por su propio hielo. Le dirigió una mirada evaluadora, calculadora y desconfiada. Analizó cada movimiento por mínimo que fuese, que revelase la trampa-¿Por qué?-Quiso saber, alzando una ceja interrogante, dominando su ira-¿Por qué tendría que hacer eso?-Se levantó para plantarle cara cuan alta era, alzando a su vez un poco la voz. A decir verdad, dudaba. Ni siquiera le parecía seguro, pero su señor padre había tenido en bien afirmar que ella algún día sería capaz de controlar sus poderes, y lo único que había logrado había sido reprimirlos-Si de verdad afirmo que me has enseñado todo lo que se-Objetó, un poco más suave, aunque con tono de advertencia-Te dejaré en mal lugar-Señaló la cúpula brillante en la cual comenzaban a apreciarse algunas grietas, provocadas por el incipiente calor de la mañana. Una prueba irrefutable de su falta de autodominio. Elsa nunca había requerido de usar el chantaje, y dudaba que fuese a servirle de algo… Sin embargo le había dado una idea que posiblemente hiciese que el viaje no fuese en vano. Pero claro, estaba el asunto peliagudo de que seguía sin tener claro que fuese sensato fiarse de un brujo-¿De verdad necesitas alguien a tu cargo?-Inquirió. Era una pregunta tonta, pero más valía asegurarse. De todos modos, Elsa era lo suficiente mayorcita como para tener que ser tutelada por nadie. Pero aún así...-Yo…-Vaciló. La conclusión de que los seres sobrenaturales no eran de fiar era aún más latente que antes. Los troles le habían arruinado la infancia con su profecía y Nolgima había intentado matarla. Pero, ¿Qué otro remedio podía haber? No quería desprenderse del hielo, lo cual, ¿La convertía a ella también en una bruja? Una bruja novata y sin control-Yo podría, pero sólo si me ayudas a controlar mi magia-Alegó, esta vez con mayor seguridad en su voz. Levantó una mano, un símbolo de que no había terminado de hablar-Sin trucos ni tratos de ninguna clase...-Sentenció finalmente, adoptando su porte regio e inamovible, el que usaba durante los eventos sociales o cuando debía hacer uno de los inusuales informes reales. No quería volver a equivocarse, y mucho menos dejar escapar el hielo cada vez que se enfadase. No iba a poder controlarlo. Tampoco tenía la seguridad de que fuese a ayudarla o de que quisiese hacerlo, ni siquiera se confiaba. Pero era más ayuda de la que podía esperar-"Una ayuda real"-Pensó, y bajó la mirada a sus dedos-"Y no unos guantes"-Exaló una bocanada de oxígeno-¿Puedo fiarme de ti?-Preguntó con reservas.

El muro que había erigido para bloquear el paso del carruaje comenzaba a derretirse. Ondas de calor hacían que los ojos de Elsa escociesen, y que el paisaje se viese distorsionado y febril, inundando el suelo con charcos de agua que lo anegaban como si hubiese llovido sin parar. Sin duda, ella no esperaba encontrar al cochero. Supuso que el muro lo habría asustado hasta tal punto que habría huido bien lejos. Pero no esperaba, de ninguna manera, encontrarse con el carro completamente desvalijado. Se acercó, para comprobar más de cerca lo sucedido, y se encontró con un nuevo revés del destino, que parecía empeñado en hacerle pasar uno de los peores días de su vida.

-¿Qué significa esto?-Hizo el amago de cubrirse los labios, pero cambió de idea y se volvió hacia su interlocutor para repetir sus palabras-¿Trasgos? ¿Seguro?-Había leído en alguna que otra ocasión, durante su búsqueda de una explicación para sus poderes, sobre esos escurridizos humanoides, y no estaba segura de que versión era la correcta. Algunos afirmaban que eran seres obsesionados con el fuego, cuya corta vida se apagaba con el estallido de algún invento fallido; otros estaban convencidos de que eran criaturas demoniacas que destrozaban los hogares; también los que decían que vivían para raptar niños y llevárselos a su malvado rey, entre otras muchas más versiones, a cada cual más complicada. Elsa no quería saber cual era la correcta-No, no tengo otra forma de volver-Respondió enfadada. Luego rectificó-No me iré sin mi cochero.



❅ Beware the frozen heart ❅


Spoiler:


avatar
Reina de Arendelle
Ver perfil de usuario
Mensajes :
523

Volver arriba Ir abajo

Re: El temor de un hombre sabio (?) [Libre]

Mensaje por Yer Noligma el Lun Ene 06, 2014 5:12 am

Noligma suspiro y decidió que era un buen momento para responder a sus preguntas
-básicamente te lo responderé así... no solo soy un brujo mundial mente famoso y reconocido... sino que ademas... soy un señor, el señor de la montaña prohibida.
Noligma ni se le paso por la cabeza que el nombre del lugar o el suyo propio nunca hubieran sido escuchados por una reina.
-pero tecnicamente aun no lo soy... por un simple tecnicismo... pura burocracia... al parecer solo un maestro de la magia puede ser señor de un sitio...
Era una ley estúpida pero evitan que muchos magos usaran su poder para controlar pueblos o hacerse su imperio a base de usar su poder de forma inapropiada.
Si lo hacia de todas formas al menos no seria legal, y si su madre le había enseñado algo es que debía ser legal... para lo que concierne a los demás.
-cumplo bastantes requisitos... y como no me quiero hacer monaguillo ni pasar un examen... la única salvedad que puedo optar es tener un discípulo.
Noligma añadió un gesto agrio
-pero no es un asunto fácil... si pregunto por hay me lloverán 7º hijos de pueblerinos que no saben que hacer con ellos, lisiados y algún pobre muerto de hambre... y sinceramente no tengo ganas de aguantar a un chiquillo inepto.
Otra razón por la que Elsa era perfecta, ella era reina, no estaría dependiendo de el, tenia asuntos que atender igual que el, y teniendo en cuenta lo sucedido hasta ahora ella no le llamaría si no era estrictamente necesario.

el brujo simplemente desecho las preocupaciones de Elsa.
-si no cumplo con mi parte simplemente grita a los 4 vientos que no eres mi discípula... a no, claro es un secreto para el resto del mundo... pero yo no pierdo nada, como he dicho no eres el único pez del mar... aunque te podrían venir bien mis enseñanzas
con eso ultimo lanzo un vistazo a la cúpula
-me da la sensación de que tu subconsciente te auto dañas... y eso se transmite a tus poderes... yo una vez me queme con mi fuego cuando lamente habérselo hecho a alguien...
Noligma recordó las palabras de su madre
"¿ves lo que pasa cuando te lamentas? solo lamenta cuando al que intentes herir sale impune... no lamentes el daño que haces a los demás, ellos te lo harían a ti si pudieran"
si, Malefica había hecho a su hijo a su imagen y semejanza, pero como una sombra retorcida de si misma, destrozada en trozos y pegados a ver que formaba.

-en cuanto a tu transporte... tu cochero estará huyendo al pueblo mas cercano... comprenderás que no voy a perseguir a un miedica.

Noligma se acerco a el resto del carruaje

-Los trasgos son una raza bastante curiosa, hay de diferentes formas y tamaños... estos son de los escurridizos, pequeños y muy rápidos... pero bastante estúpidos... lo que explica que se llevaran los cojines...

NOligma se vio atrapado por un recuerdo
-yo una vez conocí a un trasgo que abrió una tienda en una cueva costera donde según dicen habían monstruos... era un tipo majo que te vendía cualquier cosa... aunque la moneda de cambio era pescado.

Elsa naturalmente le llamo la atención.

-vale, tranquila ya me encargo
Noligma rápidamente se medio dentro y susurro unas palabras.
Una voz chirrió cuando Noligma salio con una especie de duende agarrándolo del cuello como un pollo.
El ser pataleo de piel oscura y marrón como el barro, con un sombrero de maleza y ropas del mismo material, no era raro que se hicieran casi invisibles en la naturaleza.
-no tengas miedo, a diferencia de sus hermanos mas grandes y peligrosos, este es casi inofensivo.
momento que eligió el trasgo para morder la mano del mago que lo soltó en el acto
-¡maldita sea! me ha mordido!... espero que no tenga la rabia


inclinaos ante mi poder:

YER NOLIGMA


EL MAYORDOMO- STUNKY


PENURIA


EL MAESTRO DE SINFONÍAS


FELURIAN



avatar
Heredero de la Montaña Prohibida
Ver perfil de usuario
Mensajes :
585

Volver arriba Ir abajo

Re: El temor de un hombre sabio (?) [Libre]

Mensaje por Elsa de Arendelle el Lun Ene 06, 2014 8:26 am

Elsa se cruzó de brazos, señal de comenzaba a relajarse de forma significativa, frunciendo el entrecejo con incredulidad. Seguía recelando, pero al menos no parecía que corriese un gran peligro. De momento. Torció el gesto, dubitativa, mientras escuchaba atentamente sin mediar palabra alguna. Ignoraba que la montaña prohibida fuese una ubicación real, para ella no era más que un lugar maldito inventado para aterrorizar a los niños. El típico paraje sórdido habitado por criaturas del averno. A decir verdad, la reina desconocía muchas más cosas, como que el místico mundo de la brujería estuviese sujeto a tanto papeleo sin lógica alguna. Resultaba inverosímil, teniendo en cuenta la naturaleza esquiva e impredecible de la magia, ya que las jerarquías parecían algo más propio de los humanos, que de una sociedad tan oculta como la de los poseedores del don.
La rubia levantó una fina ceja de color platino, descontenta. Noligma no dejaba de ningunearla, y ella tenía que hechar mano de nuevo a su paciencia para no volver a perder los nervios. La condescendencia debía resultarle indiferente, si no, tendría un serio problema de autocontrol.

-¿De verdad?-Preguntó, con cierto deje de sorpresa. Tal vez no era la única que tenía problemas. Elsa sólo había hecho daño a alguien una vez, y a pesar del paso de los años seguía autoflagelandose por ello-No me lo parece-Se apresuró a decir, ya que le costaba pensar en el brujo sintiéndose culpable por quemar a alguien con sus poderes. Aún no tenía una buena opinión de los magos, todos le parecían seres sin corazón, y si lo poseían, este estaba oscuro por la maldad. El poder corrompía, ella lo sabía bien, y los hechiceros odiaban a los humanos al considerarlos inferiores, enaltecidos por el adictivo fluir de la magia... Pero ella también tenía poderes, ¿Eso la convertía en malvada? No lo tenía claro, pero estaba segura de que la gente sí iba a odiarla. ¿Radicaba todo en el miedo? Era cierto que las personas temían aquello que desconocían, y ella estaba plagada de temor-¿Y qué puedo hacer?-Se acercó un paso y se detuvo a medio camino. Volvió a mirar al carruaje y el lamentable estado en el que se encontraba. Salvo por la madera barnizada, estaba prácticamente irreconocible. Parecía más bien una casucha abandonada y mal hecha, completamente inservible para poder regresar a Arendelle, a al menos una luna de distancia. Sin duda era preocupante. Se miró los zapatos, poco aptos para el viaje a pie, por no hablar de su vestido de seda y la pesada capa, lo cual ralentizaría notablemente sus andanzas. Noligma entró entonces a través de la portezuela que había en uno de los laterales del carro, y sacó de su interior una de las criaturas más pintorescas que la reina jamás había visto. Era pequeño, no mayor que un gato, y una mata de pelo ralo y oscuro cubría su cabeza, de la cual salían orejas can grandes como él mismo. Su boca parecía un barco a causa de su gran tamaño, y su nariz era aguileña.Gguardaba cierto parecido con los troles, y pParecía tan ridículo que Elsa casi sintió lastima, hasta que recordó que por culpa de varios como el estaba abandonada en mitad de la nada. Sin previo aviso, el ser empezó a patalear para lograr zafarse, y en un intento desesperado, mordió al brujo con sus afilados dientes como agujas. Aquello, curiosamente, le hizo gracia a Elsa. Metió la mano en uno de los bolsillos de su capa y le tendió un pañuelo bordado a Noligma, guardando las distancias-¿Entonces? ¿Me enseñarás?

Spoiler:
¡Hola~! ¿Seguimos el tema? ¿Lo terminamos? ¿Abrimos otro en otro sitio? Lo que tu digas ^^.



❅ Beware the frozen heart ❅


Spoiler:


avatar
Reina de Arendelle
Ver perfil de usuario
Mensajes :
523

Volver arriba Ir abajo

Re: El temor de un hombre sabio (?) [Libre]

Mensaje por Yer Noligma el Mar Ene 07, 2014 3:03 pm

OFF::
podemos seguir en el mismo un poco mas... pero en realidad no hay limite de tema, podemos seguir todo lo que queramos.

Noligma vio al ser desaparecer entre la maleza.
se volvió a la reina de las nieves mientras sonreía.
-aun lo dudas?, por supuesto... me enseñaron el máximo control que se puede tener de uno mismo...

(no sentir nada, no sentir absolutamente nada...)

el brujo medito unos instantes
-seguiremos con tus dudas en mi carroza...
Noligma se llevo un silbato que estaba oculto bajo su camiza y soplo por el, el pitido fue inaudible al oído humano, aunque hizo salir al lobo wrath de su escondite gruñendo molesto.
-ha hay estas Wrath... perdona pensé que estabas mas lejos... no le gusta el pitido... pero en caso de seguridad es mejor de que no se pueda oír.
el lobo no fue el único en volver el cuervo Greed apareció con sus alas negras
-cruak! ya viene! cruak ,ya viene!
pronto se oyó un extraño sonido ciertamente era el de una carroza acercándose por el camino, pero tenia otro sonido, como algo que golpetea.
La carroza se abrió paso entre la niebla, acompasados los caballos avanzaban de forma extraña muy poco natural , es mas, no parecían mucho a un caballo normal, aunque tenían su forma, no tenían ojos, no tenían crines ni cola, carecían de pelaje alguna, estaban totalmente hechos de hojalata, piezas encajadas entre si, de hecho el sonido secundario era un entraño sistema que recordaba a la forma que tenia un reloj de funcionar, ruede citas dentadas que hacían girar unas a otras creando el movimiento que movía las piernas de los equinos.
El resto de la carroza, era igual de extraño, no era de madera, sino de hojalata y metal de variados colores.
formas retorcidas y otras mas suaves creaban una extraña sensación de estar ante una coraza mas que una carroza.

El cochero para variar, oculto bajo una gran capa y suc apucha, pero lo visible desde cerca, indicaba que no era muy humano.

-amo... su carroza

dijo una voz femenina muy llamativa y hechizan te que no encajaba en absoluto con su forma física.

-Elsa te presento a mi mayordomo... mayordomo -elsa, elsa -mayordomo
el ser simplemente se giro haciendo un sonido similar al de los falsos caballos al caminar, la miro sin mostrar ningún sentimientos en sus ojos de cristal brillantes con luz propia, ni animo en su dentada metálica boca y no dijo ni una palabra.
-creo que le has caído bien...
Noligma abrió la puerta al interior de la carroza.
-entrare en tu reino como visita de cortesía... te dejo y luego me salgo, nadie sabrá que viniste conmigo.

a diferencia del resto, el interior era todo cortinas telas y tejidos de terciopelo rojo con pinta de ser cálidos y acogedores... y por alguna extraña razón, por los cojines y por el suelo habían monedas de oro dispersas como si las hubieran tirado.


inclinaos ante mi poder:

YER NOLIGMA


EL MAYORDOMO- STUNKY


PENURIA


EL MAESTRO DE SINFONÍAS


FELURIAN



avatar
Heredero de la Montaña Prohibida
Ver perfil de usuario
Mensajes :
585

Volver arriba Ir abajo

Re: El temor de un hombre sabio (?) [Libre]

Mensaje por Elsa de Arendelle el Miér Ene 08, 2014 12:14 pm

Elsa alzó una de sus cejas en gesto interrogante, sin atreverse a ponerlo en duda en voz alta. Eso no era Arendelle ni los árboles eran las paredes del palacio, definitivamente no estaba en su jurisdicción.
Control sobre uno mismo. Parecía prometedor, aunque bien podía ser una falacia, tendría que mirar bien donde pisaría a partir de ahora, pero seguía albergando la esperanza de que fuese verdad. Sólo debía ser paciente, y de eso Elsa tenía de sobra. Un dominio legítimo y absoluto, eso era lo que ella más anhelaba en el mundo, ¿O no? ¿Acaso no quería dejar de esconderse?... ¿Qué más daba? Mientras más vueltas le diese peor.

-¿En tu carroza?-Aquella fea costumbre de repetir todo lo que decía el brujo tenía que ser erradicada. Parecía una cotorra, o bien un cuervo. Hablando de cuervos, el ave de pelaje oscuro hizo su aparición, poco después que el lobezno, ambos sin duda propiedad de Noligma. Elsa titubeó, como si los viese por primera vez desde que se había topado con su dueño. Se preguntó cual de aquellas dos criaturas sería el espíritu familiar del brujo de pelo oscuro, pues sus escasos conocimientos sobre el mundo mágico eran bastante pobres y sólo le permitían hacer conjeturas al respecto. En realidad todo lo que sabía no eran más que suposiciones, que se daban por hecho en los libros escritos por eruditos o en simples fábulas. La luz del día empezaba a atravesar la espesura, mostrando un abanico de color mucho más amplio que la gama de tonos que proporcionaba la noche cerrada de hacía sólo unas horas. La brisa soplaba, meciendo algunas de las hojas que cubrían el suelo terroso, como un susurro de la naturaleza. Las sombras comenzaban a arremolinarse y a replegarse sobre si mismas con la llegada de una nueva mañana, haciendo parecer aquel claro sólo un poco menos amenazador. Al menos de momento. Se oía un tintineo constante, como el entrechocar de unas espadas en pleno fragor de la batalla, que provocaron que la rubia se pusiese alerta frente a un inminente peligro. Pero no había caballeros de brillantes armaduras cuyos aceros reclamasen sangre mágica, no en esa ocasión. El causante del revuelo no era ni mas ni menos que un extraño artilugio, el cual se abría paso incansablemente hacia ellos, reflejando en su superficie batida los destellos del astro rey. Sin duda el ruido que producía habría alejado a cualquier bestia peligrosa que osase acercarse hasta allí, incluso la propia reina se sentía incomodada por su llegada, pero al ver que el brujo ni siquiera se inmutaba por tal aparición, optó por seguir mostrando un porte sereno. Finalmente se detuvo ante ellos, y Elsa aprovechó para escrutarlo lo máximo posible con la mirada, intentado dilucidar de que diantres se trataba semejante construcción. Un carruaje, por supuesto, como indicó la siniestra figura que se situaba en el asiento del conductor. El conjunto en general parecía hecho con las sobras de algún herrero, pero eso no le quitaba cierta aura siniestra que encajaba a la perfección con su dueño-Un momento-Arrugó su expresión con desconfianza -No, Elsa no-Atajó alarmada-Lady Frost…-Se llevó los puños al pecho-¿Cómo sabes mi nombre?-Se percató de que esa no era la cuestión principal, en la cual no había caído debido a lo apresurado del enfrentamiento-¿Cómo has sabido de donde provengo?-Alzó un poco más la voz, pero se dio cuenta de que estaba haciendo el ridículo. Después de todo, no tenía sentido que lo interrogase ahora al respecto, recordando que el bastón era quien había revelado aquella información sobre ella-¿De verdad sabías que iba a venir hoy?- Miró al mayordomo de soslayo, como si este tuviese la respuesta, y le pareció casi tan estrafalario como el resto del carro. Parecía una especie de autómata, como una marioneta, y eso le puso los pelos de punta-Por supuesto-Respondió, sin saber si estaba manejando la ironía. No quería saber que hubiese pasado si no hubiese sido de su agrado-No será necesario que me acompañes a dentro, sé llegar sola al palacio-Argumentó. Lo mejor era que se mantuviese bien lejos, ya que ni siquiera era una buena idea entrar en el interior de la diligencia, pero era eso o quedarse en tierra, y le costaba decidir que era peor. Se armó de todo su coraje, agarró su falda y puso un pie en el interior. Se agarró al alféizar mientras se adentraba, sorprendiéndose de que fuese tan diferente por dentro; parecía el salón de un oráculo, o algo por el estilo. Elsa apartó las monedas que había sobre el asiento, las cuales tintinearon al contacto con sus compañeras, y se sentó con cuidado; a pesar de ser bastante cómodo, ella estaba tiesa como un palo; posicionó las manos sobre su propio regazo, entrelazando los dedos y mirando con inquietud a su alrededor, como si el oro fuese a convertirse en serpientes que se enroscasen a sus pies.



❅ Beware the frozen heart ❅


Spoiler:


avatar
Reina de Arendelle
Ver perfil de usuario
Mensajes :
523

Volver arriba Ir abajo

Re: El temor de un hombre sabio (?) [Libre]

Mensaje por Yer Noligma el Vie Ene 10, 2014 3:28 am

Noligma pestañeo confuso ante su corrección, hasta que comprendió que había compartido información que había obtenido, aun no podía catalogar a Elsa de aliada, por lo que demostrar lo que sabia no era bueno... así se ganaban enemigos.
No obstante se digno a contestar, no quería perderla como posible aliada.

-Un momento...No, Elsa no-Atajó alarmada-Lady Frost…-Se llevó los puños al pecho-¿Cómo sabes mi nombre?-Su rostro mostro que le daba vueltas a algo-¿Cómo has sabido de donde provengo?¿De verdad sabías que iba a venir hoy?
-Vale... tranquila, es fácil de explicar... no tiene que ver con la magia... bueno un poco si.
Noligma alzo el bastón
-vi tu hogar recuerdas?... y como señor lord, sin compromiso, y algo loco... tengo una lista por reinos de posibles parejas...
No era una mentira, pero tampoco era del todo verdad, no solo era por búsqueda de matrimonio, también era por su hobby de espiar, raptar a las jóvenes damas y princesas de esos reinos.
Extrañamente en su lista de Arendelle no estaba Elsa, pero si Anna su hermana, aunque eso tenia una razón lógica.
-ademas, según los rumores de esa zona su reina es una fría mujer encerrada día y noche en su castillo... aunque visto lo visto con tu poder, me figuro la razón de ese encerramiento.

De haber conocido a Elsa antes del día de hoy, ella figuraría en esa lista!!! quien rechazaría a una mujer tan hermosa y tan delicada?!
Al mirar a Elsa a los ojos solo vio su desconfianza, su temor y cierto rencor? Ella sin duda tendría pretendientes, no le cabía duda, pero mirándola comprendía por que aun no había rey en Arendelle.

Ella no les dejaba acercarse, no les permitía saber, no les permitía... sentir.

Eso regocijo a Noligma, pues sintió a Elsa mas de su propiedad que la de otros, el se había acercado, el sabia de ella... el sent... bueno no exageremos, pero lo cierto es que se había acercado mas a ella que nadie en mucho tiempo, lo que explicaba que estuviera tan a la defensiva y el brujo comprendía que no debía presionarla, ella debía aprender a buscar ese contacto por si misma, si la presionaba solamente encontraría esa estatua de hielo que ella quería que todos vieran en ella.

Noligma se puso extrañamente serio al darse cuenta que le atraía de la reina, era una versión de el en su juventud, un ser que no deja que nadie pueda ver sentimientos en el, alguien frió que los aleja a todos sin decir nada, un ser que aunque no parezca sentir nada, esta dominado por el miedo, miedo por los demás, pero sobretodo por si mismo.
El caso de Noligma era diferente, Elsa lo hacia por propia voluntad por su miedo, a Noligma le habían obligado a ser esa estatua de hielo 'por su bien' para no despertar su naturaleza interior...para no llamar a la muerte y acabar con su existencia como hasta ahora.

El brujo alejo aquellos pensamientos y la ultima pregunta de Elsa, para que no se notara su pesimismo, prácticamente se tiro dentro de la carroza, haciendo que esta se balanceara.

Se quedo acostado boca arriba enfrente de los asientos donde estaba Elsa, cogió un montón de monedas y las tiro por encima suyo creando un tintineo, el tintineo de el oro, una de las pocas cosas que podía calmar sus oscuros instintos naturales que se escapaban de las grietas de ese muro de hielo y cristal que su madre le había metido en la cabeza.


-tengo el mal del oro...y no confió en el banco, así que duermo con mi oro para asegurarme que esta a salvo... que no te vea llevarte ninguna .. tranquila es broma!


Lo cierto es que no era del todo cierto, no temía por su oro, simplemente no podía dormir sin su tintineo, sin la comodidad de ese bello metal bajo el cuerpo, pero no pensaba hablar de su naturaleza con una desconocida... esa naturaleza que se enfurecería mucho con ella si notaba que faltaba una sola moneda.

La puerta se cerro sin que el cochero se bajara y el traqueteo comenzó, no obstante dentro de la carroza las telas o tal vez las paredes disminuían bastante el sonido de fuera, estaba insonorizada, probablemente para conversaciones secretas.
-como ordenéis mi reina
dejo caer Noligma con sorna
-seguro que su pueblo no notara raro ver llegar a su reina, sin carroza, con un vestido magullado, mojada y oliendo a humo.
Noligma sonrió al ver como ella se miraba como comprobando si sus palabras eran ciertas.
-puedo arreglar muchas cosas... pero sospecho que ya no quieres mas ayuda por mi parte...
el brujo a pesar de sus palabras y su sonrisa, dijo aquello con amargura.
-estoy acostumbrado a que la gente me odie y me tema, no pasa nada lo entiendo... gafes de ser brujo.
Y luego dejo caer como si nada.
-pero podemos pasar por algún lugar para comprar un vestido... comprado por mi tranquila... lo mínimo después de lo que hemos pasado hay atrás.

el hechicero abrió una portezuela típica de las carrozas para hablar con el conductor.
-pasa por el pueblo mas próximo, tengo que hacer unas compras... y si ves un tipo andando con pinta de tener mucho miedo parate, debería ser el cochero de nuestra invitada.


inclinaos ante mi poder:

YER NOLIGMA


EL MAYORDOMO- STUNKY


PENURIA


EL MAESTRO DE SINFONÍAS


FELURIAN



avatar
Heredero de la Montaña Prohibida
Ver perfil de usuario
Mensajes :
585

Volver arriba Ir abajo

Re: El temor de un hombre sabio (?) [Libre]

Mensaje por Elsa de Arendelle el Vie Ene 10, 2014 10:26 am

Antes que nada:


¡No he podido evitar acordarme del Rey Hielo al leer esto x3!

Yer Noligma escribió:-vi tu hogar recuerdas?... y como señor lord, sin compromiso, y algo loco... tengo una lista por reinos de posibles parejas...
No era una mentira, pero tampoco era del todo verdad, no solo era por búsqueda de matrimonio, también era por su hobby de espiar, raptar a las jóvenes damas y princesas de esos reinos.

-Eso explica muchas cosas-Comentó con un deje de sarcasmo. En realidad sólo explicaba una, y era el interés que había mostrado Noligma al principio sobre obtener su reino por medio de un matrimonio, como parte del trato. Elsa se ruborizó, y procuró desechar ese pensamiento tan comprometido. Ignoraba que su reino estaba en el punto de mira del pintoresco brujo y eso la puso tensa, como si ningún secreto suyo estuviese a salvo a partir de ahora. Sin duda los rumores volaban rápido, pero no le fue grato saber que la consideraban una amargada solitaria. Ni que lo fuera por gusto… La hizo recordar que la nobleza de Arendelle aún no la había presionado para que escogiese un consorte, y la reina deseaba que siguiesen con su mutismo por mucho tiempo, aunque sospechaba que tarde o temprano se pronunciarían al respecto. Sus padres parecían no haber contemplado nunca esa posibilidad… O simplemente si la habían tenido en cuenta, pero habían confiado en que Elsa tuviese suficiente control llegado ese momento. Habían errado, una vez más, y la muchacha pagaría por ello. Tenía miedo del destino del pobre desgraciado con el que la obligasen a contraer nupcias, teniendo en cuenta la alarmante noche de bodas y el nulo control sobre el hielo de Elsa. Le daba pánico imaginarlo siquiera. Siempre podía inventarse que era estéril para disuadir a cualquier noble que le propusiese matrimonio, así eludiría un contacto físico no deseado, y evitaría venderse como habían hecho sus padres con Anna, mendigando alianzas a los reinos vecinos o buscando afianzar su posición al frente de la ciudad-Ya conoces las razones-Titubeó, entornando los ojos azules y bajando la mirada, como hacía siempre. Así era más fácil hablar con las personas, mejor que tener que mantener un contacto visual prolongado, y hacía más llevadero tener que mentir. Se sobresaltó cuando el interior se agitó tras la brusca entrada del brujo, pero se mantuvo seria-No voy a robarte tu oro-Agregó fríamente, con gesto altivo-No soy una ladrona-Su indolencia y seguridad en sí mismo le molestaba, o tal vez era que el se podía comportar con naturalidad y ella no. Elsa miró su atuendo, y se percató de que la parte inferior de la falda estaba bastante deteriorada. Los bordados se habían descosido, y tenía un feo desgarrón, incluso había una fea mancha de barro del momento en el que se recostó en el suelo-Sospechas bien, Yer Nolgima.

-Estoy acostumbrado a que la gente me odie y me tema, no pasa nada lo entiendo... gafes de ser brujo-Dijo, y fue como una puñalada. Ahora no sabía si buscaba hacerla sentir culpable, pero desde luego lo estaba logrando. Ella misma no se fiaba de él, y era paradójico teniendo en cuenta que ese era uno de sus mayores temores. Igual estaba siendo demasiado dura, pero no tenía más remedio.
-Yo no te tengo miedo-Dijo intransigente y seria-No quiero deberte nada, eso es todo-Replicó. Pero estaba hecha unos zorros, eso era verdad. Parecía mentira que la misma chica desaliñada y sucia que viajaba en ese carruaje fuese la reina de Arendelle, siempre impecable y pulcra. Tras mucho vacilar, se quitó los guantes y los dejó sobre la tapicería, justo a su lado. Notaba el moño suelto sobre su cuello por lo que se pasó las manos por detrás para soltar el lazo que lo ataba, y dejó caer parte de su melena sobre su espalda, para después desenredarla entre sus dedos y volver a colocarse el recogido detrás de la nuca-Te lo pagaré-Aseguró-Pero con oro-Puntualizó, nerviosa.



❅ Beware the frozen heart ❅


Spoiler:


avatar
Reina de Arendelle
Ver perfil de usuario
Mensajes :
523

Volver arriba Ir abajo

Re: El temor de un hombre sabio (?) [Libre]

Mensaje por Yer Noligma el Vie Ene 10, 2014 2:58 pm

sabes que...:

Elsa de Arendelle escribió:"Antes que nada"

¡No he podido evitar acordarme del Rey Hielo al leer esto x3!

Yer Noligma escribió:-vi tu hogar recuerdas?... y como señor lord, sin compromiso, y algo loco... tengo una lista por reinos de posibles parejas...
No era una mentira, pero tampoco era del todo verdad, no solo era por búsqueda de matrimonio, también era por su hobby de espiar, raptar a las jóvenes damas y princesas de esos reinos.

... te voy a odiar por esa comparación!!! ahora no volveré a ver a Noligma con los mismo ojos! me has destrozado la vida on rol (?)

OK,NO sinceramente no lo había pensado así, pero ahora que lo dices tiene muchas similitudes... tal vez debería llamar al mayordomo Gunter (?)

Noligma ladeo la cabeza ante su comentario
-Yo no te tengo miedo...No quiero deberte nada, eso es todo
Noligma se quedo pensativo unos segundos y empezó a contar.

-haber Lady frost... no quiero insinuar que sois corta, pero no sabéis contar.
Noligma fue alzando los dedos mientras contaba en voz alta.
-primero, no conseguí cumplir vuestro deseo de deshaceros de vuestra carga, luego os insulto y humillo,  insinuó que vuestro reino esta ardiendo, casi consigo que os matéis ... y yo a cambio solo he conseguido que controléis en una ocasión... y si cabe esperar que haya hecho algo bien por una vez en mi vida, valoréis mas lo que tenéis

Noligma mostró ambas manos
-yo cuento 5 contra 2, creo que os debo mas que voz a mi.

Noligma sonrió al oír "oro"
-como veis estoy acostado sobre monedas, creo que vuestro oro no me interesa demasiado.
Noligma podía ser algo codicioso, pero desde luego codiciaba "su" oro, no el de los demás.

-que clase de persona seria si me dejara llevar por el brillo dorado de una moneda... tengo mi orguyo ¿sabes?

y como llamado por su nombre un maullido llamo su atención, en la parte de arriba de la carroza donde irian las maletas un animal asomo su cabeza mirándolos con cierto interés
-ho! valla ¿estabas hay?
Noligma sonrió y se levanto para coger al negro felino, un gatito negro de ojos dorados que miraba intrigado a Elsa.
-el... digo... Lady Frost, este es Pride, pride, esta es Lady Frost.
el gato ronroneo y rápidamente salto al otro sillón para restregarse en los muslos de Elsa
Noligma se tapo la boca de lado y susurro como intentando que el gato no lo escuchara.
-no te dejes llevar por su lindura... la usa para dominar el mundo.


inclinaos ante mi poder:

YER NOLIGMA


EL MAYORDOMO- STUNKY


PENURIA


EL MAESTRO DE SINFONÍAS


FELURIAN



avatar
Heredero de la Montaña Prohibida
Ver perfil de usuario
Mensajes :
585

Volver arriba Ir abajo

Re: El temor de un hombre sabio (?) [Libre]

Mensaje por Elsa de Arendelle el Vie Ene 10, 2014 3:56 pm

D:
¡No era mi intención D:! Además, el Rey Hielo no está tan mal… A mi me parece bastante majo xD.

Elsa arqueó una ceja con susceptibilidad. Otro insulto. Soltó el aire exasperada, pues empezaba a resultar agotador.

-Sé contar. He recibido una buena educación, la mejor de toda la región- Replicó molesta. Pues a las hijas de los reyes no debía faltarles de nada. Quiso preguntarle que era lo que ganaba el con aquella demostración, pero se limitó a obsequiarlo con una expresión neutra de las suyas, dibujando con sus labios una fina linea recta y tirante. Noligma era sin duda alguna soberbio, aunque ella también lo era en cierto modo. Elsa miró al suelo, buscando algo en las monedas que indicase que estas tenían algo que las hiciese especiales. Alargó una mano y sostuvo una entre sus dedos, buscando indicios de magia que no era capaz de ver su ojo inexperto. No reconocía la efigie grabada en ella, pero por lo demás, parecía bastante corriente.

-Serías un cuervo, por supuesto-Respondió en referencia a su pregunta. Sabía que dichos animales sentían predilección por lo brillante y escondían objetos de valor en sus guaridas. Y eso era lo que le parecía él: oscuro, impertinente y enigmático como las aves de negro plumaje. Esbozó una sonrisa tranquila y dejó caer la moneda con el resto con el sutil sonido del choque de metales. Después de tanta mofa, era su momento de devolver las impresiones, aunque lo hiciese sin estilo y gracia. Elsa siguió con los ojos al brujo y alzó la vista hacia la trampilla del techo. Se topó con los brillantes ojos rasgados de un gato, con el mismo fulgor dorado que cubría el suelo de la diligencia. Parpadeó un par de veces, durante el tiempo que Noligma se hacía con el, y estudió la escena, que tan confusa se le antojaba. Un temible brujo con un inofensivo felino. No era más que un cachorro, que no tardó en posicionarse a su lado con la agilidad propia de su raza. La mujer movió su cadera hacia un lado, rehuyendole inútilmente. Nunca había tenido animales, por lo que no podía saber si le gustaban o no, ya que no podía cuidar de seres vivos. Pero se dejó engatusar por el pelaje oscuro y los maullidos insistentes del gato, que parecía frágil e indefenso a su lado, una mullida bola de suave pelo. Elsa ladeó la cabeza, sonriendo tímidamente y quiso tocarlo hasta que recordó que de nuevo no llevaba protección en las manos, ya que el minino acababa de posarse encima de ellas. La joven lo dejó pasar bastante contrariada, haciendose a un lado hasta quedar recostada contra uno de los extremos del interior del habitáculo, lo bastante lejos del animal. ¿Cuántas fieras tenía? Dicha interrogante atrajo a su mente otra más. Una un poco más privada, pero no exenta de grandes dosis de interés-¿Vives con tu familia?



❅ Beware the frozen heart ❅


Spoiler:


avatar
Reina de Arendelle
Ver perfil de usuario
Mensajes :
523

Volver arriba Ir abajo

Re: El temor de un hombre sabio (?) [Libre]

Mensaje por Yer Noligma el Vie Ene 10, 2014 5:09 pm

D::

que no hombre es broma XD, me gusta el rey hielo, lo dije por decir, sinceramente no lo había comparado, lo cual resulto una sorpresa

Noligma sonrió de una forma distinta hasta ahora, mas sincera, cuando ella hizo la comparación.
-un cuervo? ... pues si... me tienes calado.
Noligma no se enfado por el comentario, sino todo lo contrario, parecía halagado.
-por fin la gatita saca las garras he?
Pride se quedo extrañado mirando como la humana a la que debería tener bajo su control se alejaba, Noligma aprovecho el momento para agarrarlo y devolverlo a la parte de arriba... aprovechando el silencio incomodo que se produjo con su ultima pregunta

-no conozco de mi familia, mas que mi madre... a la que perdí... desde entonces solo tengo mis mascotas...

Noligma miro con orgullo a el gato tumbarse en un refugio dentro del área de las maletas, acurrucado encima de las cortinas.
-No son mascotas normales, tienen algo especial, pero no me preguntes, ni yo tengo esa respuesta...

la verdad sobre sus mascotas aun lo tenia en vilo a veces.
-exceptuando Greed, que es un cuervo normal y corriente, bueno, superdotado... pero solo cuando le interesa.
a pesar de ser la mas normal, era también su mascota favorita, únicamente no estaba hay dentro por las monedas, pero aun así probablemente volaba siguiendo la carroza.
-De todas formas no los conoces a todos, solo conoces a Wrath, Pride y Greed... en cierto modo es mejor así.
De sus mascotas eran las mas normales y menos irritantes... bueno, wrath también es pesadito cuando quiere jugar.
-ademas tengo a Envy, una boa constrictor que no soporta que no se la tome en cuenta, a Gluttony, una rana que no le dice no a nada.
Noligma conto con los dedos
-Sloth, y lust... pero las chicas... son susceptibles a esas cosas, mejor déjalo.
las mujeres reaccionaban muy fuerte contra las arañas, no quería hablarle a Elsa de tarántulas, en cuanto a Sloth, lo cierto es que estaba presente, siempre lo estaba aunque Noligma lo olvidara, era parte de su atuendo.
-son la única familia que tengo, mis hermanos


inclinaos ante mi poder:

YER NOLIGMA


EL MAYORDOMO- STUNKY


PENURIA


EL MAESTRO DE SINFONÍAS


FELURIAN



avatar
Heredero de la Montaña Prohibida
Ver perfil de usuario
Mensajes :
585

Volver arriba Ir abajo

Re: El temor de un hombre sabio (?) [Libre]

Mensaje por Elsa de Arendelle el Sáb Ene 11, 2014 5:28 am

Que tesitura tan incómoda. Elsa apretó sus dedos entrelazados contra su estómago. La respuesta era tan esquiva que se preguntó si había desaparecido o simplemente había muerto, pensamiento que le provocó un molesto nudo en la garganta al recordar el fin de sus padres, y algunos copos de nieve cayeron a su alrededor. La reina sacudió la cabeza, no quería volver a deprimirse, pues ese fatídico tiempo había quedado atrás, y tener que volver a revivir el incidente era lo último que deseaba. Su habitación se había llevado más de tres meses congelada, convertida en un páramo helado y yermo; y no había sido fácil convivir con la pena y mantener alejadas a las criadas.
Tal vez no eran tan diferentes, aunque le costaba aceptar esa idea, y por eso mismo decidió no ahondar más en un tema que le parecía demasiado delicado.

-Los cuervos son muy listos. Demasiado, creo yo-Agregó Elsa mordazmente, mirando de reojo a Noligma-Unos nombres un tanto… Curiosos-Apostilló caústica al oír como los llamaba. Parecía que cada uno portaba como apelativo los pecados capitales, ¿Tendría eso que ver con el hecho de que fuesen diferentes?. Demasiada responsabilidad para ella-No me subestimes-Le reprendió, aunque llevaba haciéndolo desde que se habían encontrado, y Elsa tuvo la impresión de que hablaba sola-No creo que nada pueda sorprenderme ya-De cualquier modo, no tenía intenciones de averiguarlo, pues había hablado más de la cuenta-Yo también tengo una hermana-Dijo, cambiando de tema, algo que lamentó profundamente. Mientras menos hablase sobre Anna, mejor para todos. Su ignorancia era la mejor arma que tenía para defenderse del mundo, y así debía seguir siendo, pues Elsa tenía miedo de qué pasaría si descubriese la verdad… De que supiese que había estado a punto de morir por sus poderes-“Fue un accidente”-Volvió a repetirse, cerrando los ojos momentáneamente. La joven se percató entonces de lo cansada que estaba: Había pasado gran parte del día y la noche anterior viajando, y apenas había tenido tregua alguna. Los párpados le pesaban demasiado, y tuvo que contener un bostezo, tapándose los labios con el dorso de la mano. Se forzó a no dormirse, regresando a la conversación -Aunque creo que eso ya lo sabes-Le encaró con inquina, recordando la visión de la chica dormitando. A esas horas, Anna debería estar haciendo de las suyas.

Aún parecían no haber llegado a su destino. Elsa movió hacia un lado las cortinas y las soltó de nuevo, empezando a impacientarse.

-¿Cuándo me enseñarás?-Dijo de pronto. Había varios lugares en el palacio que serían ideales para ello, debido a que hacía tiempo que nadie transitaba por ellos: El salón de baile, cerrado hacía casi un par de décadas por orden real, y el jardín de cristal, abandonado a su suerte, donde las plantas más exóticas crecían salvajes. La reina desechó ambos lugares, no le apetecía dejar entrar a Noligma, pues sería como ofrecerle la mansión en bandeja-Hay un pequeño establo abandonado a las afueras de la ciudad-Recordó. Dicha construcción había formado parte de la residencia de verano de sus padres, la cual habían abandonado hacía tiempo, y el deterioro había hecho mella en su interior con el inexpugnable paso del tiempo. Pero las caballerizas aún seguían en pie y nadie la molestaría ahí-¿Cuándo?-Repitió.



❅ Beware the frozen heart ❅


Spoiler:


avatar
Reina de Arendelle
Ver perfil de usuario
Mensajes :
523

Volver arriba Ir abajo

Re: El temor de un hombre sabio (?) [Libre]

Mensaje por Yer Noligma el Sáb Ene 11, 2014 4:57 pm

Noligma medito unos segundos antes de responder
-¿dices los nombres? no me acuerdo de por que les pusimos esos nombres... pero me gustan, representa algo muy cierto... cada una de esas criaturas es lo que ustedes llamaríais un pecado capital.
Noligma se llevo una mano a la espalda y revolvió su capa hasta que finalmente atrapo al que se camuflaba en ella.
alzo la mano mostrando un aletean te murciégalo.
Cuando finalmente se sostuvo de la mano de Noligma se permitió examinar a su alrededor, pero no tardo mucho en ir reptando por el brazo de Noligma en dirección a su capa para esconderse de nuevo
-Sloth... ¿tu dirías que es malo o bueno?
Noligma le permitió tiempo para que contestara, y después de su respuesta dijo.
-al igual que el resto de mis mascotas, son criaturas incomprendidas, los murciégalos no son todos vampiros, este solo come insectos y frutos... los gatos están relacionados con la brujereria y se los llamo demonios... los cuervos dan mal agüero, las arañas y las serpientes temidas... los lobos cazados... y las ranas,  bueno torturadas mayormente.

Noligma no parecía querer llegar a njinguna parte pero entonces dijo
-no puedes decir que son malas en realidad... pero tampoco que son buenas... lo mismo pasa con eso que llamáis pecados...

Noligma movió los brazos mientras gesticulaba un discurso que sin duda estaba preparado por si alguien le hacia aquella pregunta.

-dicen que la lujuria la carga el diablo ¡¿pero que es el amor sin lujuria mas que una prisión?! ¡¿y que es la codicia sino desear lo que no se tiene? si no codiciáramos nada, seguiríamos viviendo en cuevas ¡no veríamos el mundo! y sin la rabia ¡¿con que defenderías lo que amas?! la envidia, envidiar es bastante malo, pero también nos hace rivales, crea la competitividad necesaria para los seres vivos... ademas si no fuera envidioso, no te quejarías de las injusticias. Y sin orgullo no habría honor, ni lealtad.
Noligma sonrió algo cansado de hablar tan seguido
-con gula y pereza no se me ocurre mucho la verdad, aun tengo que perfeccionar esa parte del discurso... lo que si se, es que os aferráis a normas morales que contradicen lo que estas criaturas representan, por que decís que son "anti-naturales" cuando esas criaturas... esos "pecados" son y representan lo que es la humanidad por mucho que lo neguéis.
Noligma se asomo por la portezuela para ver por donde iban
-estamos saliendo del bosque... y en cuanto a las clases... bueno, vos sois reina, en cuanto tengáis tiempo ... tendré que daros algo para que me llaméis...
Un leve chirrido dejo a Noligma callado, la carroza se había detenido, se volvió a la portezuela pero antes de hablar su mayordomo susurro.
-Señor... hay presencia de peligro... no abandone el carruaje
a pesar de su tono neutro, no quedo lugar a dudas de que lo decía enserio.
Noligma se quedo pasmado ¡¿peligro? ¡¿como le decía eso su propio mayordomo?! ¡El era Yer Noligma! no iba a quedar como un pasmarote ¡y menos ante una reina!
-no me des ordenes! soy el brujo mas pode...
Un golpe tambaleo levemente la carroza justo cuando la punta de una saeta asomo en la puerta de la carroza.
Se ve que el ataque había empezado a pesar de que no se oía nada, sin duda cosa de la insonorizasion de la carroza.
Noligma empalideció comprendiendo finalmente el por que de que su mayordomo le prohibiera salir... un mago poderoso podía hacer grandes cosas, exceptuando si le dan con una flecha en la garganta.
Y por la punta de la saeta y su grosos, estaba claro que eran de una ballesta, un arma diseñada para perforar las armaduras de acero, sin duda pues había atravesado el latón de su carroza.
-lady! ¡poneos a mi lado!... no es momento para discusiones, tenemos que...
Noligma no llego a decir mas su voz se corto y un gesto de dolor le atravesó, se encogió de dolor pero no parecía tener ningún daño físico.
-no...no puede ser...


inclinaos ante mi poder:

YER NOLIGMA


EL MAYORDOMO- STUNKY


PENURIA


EL MAESTRO DE SINFONÍAS


FELURIAN



avatar
Heredero de la Montaña Prohibida
Ver perfil de usuario
Mensajes :
585

Volver arriba Ir abajo

Re: El temor de un hombre sabio (?) [Libre]

Mensaje por Elsa de Arendelle el Dom Ene 12, 2014 1:47 pm

-Déjame adivinar, ¿Sientes debilidad por las causas perdidas?-Inquirió Elsa alzando una ceja, susceptible. Señaló con un dedo el recodo por el cual el murciélago había vuelto a ocultarse, haciendo gala a su nombre, aunque su observación hacía referencia también a los otros seis animales restantes que tenía bajo su cargo-Los límites entre el bien y el mal son grises-Admitió de mala gana-Pero todo código moral sabe establecer una diferencia más o menos clara entre ambos. Por ejemplo, asustar a unos pobres viajeros en mitad del camino no es la buena acción del día-Le recriminó con aspereza, entrecerrando los ojos y arrugando la nariz, dándole a entender que no lo había olvidado y que posiblemente no lo haría en un futuro próximo-Y lamentablemente tengo que discrepar sobre tu opinión. La codicia no es buena si te lleva a la traición o la deslealtad a fin de amasar mayores riquezas-Bajó la vista, momentáneamente, para fijarse en la reluciente alfombra dorada, como si esta sirviese para explicar sus palabras-La envidia y la ira demuestran falta de confianza en uno mismo-Elsa supo que debía tener más en cuenta esa última frase y aplicarla a su propia conducta. Era incómodo e hipócrita intentar dar lecciones a otra persona cuando ni ella misma era capaz de tenerlas en cuenta-No hay honor en el orgullo si es para vanagloriarse. La gula, la pereza y la lujuria demuestran una gran falta de autocontrol. Todos son excesos, y como tales llevan a la carencia de dominio, y posteriormente al caos-Frotó sus brazos. Había algo más. El miedo debía ser uno de esos pecados, pues también definía muy bien a la humanidad, tal vez mejor que los anteriores. Volviendo al tema de sus enseñanzas, se mostró un poco más dispuesta, haciéndola pensar en un medio de comunicación efectivo-¿Una paloma mensajera, tal vez?-Definitivamente esa podía no ser la mejor opción, pues ignoraba si había cazadores con sus halcones por la zona. No quería tener que escribir notas de su puño y letra que pudiesen caer en malas manos y crearle una situación comprometida, con sus consiguientes riesgos. La reina necesitaba mantener una imagen imperturbable y serena a los ojos de los demás, y jamás dejar que su secreto saliese a la luz, pues sus descuidos hasta la fecha no habían sido precisamente pocos y no había lugar para más fallos. Cavilaba sobre qué alternativa sería más plausible, cuando algo atravesó la portezuela de la diligencia. Dando un respingo violento, se pegó más contra el otro extremo, haciendo chocar su mano contra la pared y dejando que la escarcha dibujase sus formas allá donde su piel había estado en contacto con ella-¿Qué es lo que pasa?-Exclamó trastornada, como si acabase de salir de un trance. Elsa se dejó caer hacia el suelo por puro instinto, buscando huir de la trayectoria de un posible nuevo impacto. Se percató de que empezaba a sentir de pronto cierta claustrofobia, dentro de lo que antes había sido una carroza inexpugnable. Para colmo de males, la expresión descompuesta de Noligma la alarmó notablemente, haciendo que la temperatura a su alrededor bajase algunos grados con motivo de su inquietud-¿Estás herido?-Su voz se quebró por la impresión al comprender que ya no había lugares seguros para Elsa de Arendelle, y todo por pensar que podría cambiar su destino. Elsa parecía insensible guardando las distancias, más no quería que una mayor cercanía empeorase las cosas. ¿Y si su miedo lo congelaba? Deseó que, a pesar de tratarse de un incierto aliado, no fuese demasiado grave.-"¿Es que todo va a pasarme hoy?"- Apartó su pie a tiempo cuando otra saeta se incrustó en la pared, sobresaliendo de una de las cortinas rojas como si esta fuese una cascada de sangre. La desesperación la hizo empalidecer aún más, ya que aunque sabía que estaba ilesa de momento, empezaba a costarle respirar de nuevo, dominada por la congoja. Alzó la mano torpemente, para hacer que fuese, y se sorprendió tratando de congelar el extremo agujereado de la calesa para hacer un escudo improvisado.

Spoiler:
¡Mola el giro de los acontecimientos! Se agradece x3. A ver si logro que Elsa haga algo interesante, que tengo a la pobre estática perdida xD.

¿Quién y por qué les están atacando owo? Lo digo para tener una idea más clara de la situación y guiar mejor mi próximo post Smile.



❅ Beware the frozen heart ❅


Spoiler:


avatar
Reina de Arendelle
Ver perfil de usuario
Mensajes :
523

Volver arriba Ir abajo

Re: El temor de un hombre sabio (?) [Libre]

Mensaje por Yer Noligma el Lun Ene 13, 2014 2:41 pm

OFF::

Lo cierto es que me preocupaba que no te gustase, me guié por el instinto roleo que a veces me domina, a veces salen chapuzas XD.
Me alegro que te guste, quería meter algo de acción y drama, el drama ya llegara, tu tranquila... intentare dejarte algo de acción.

En cuanto al por que nos atacan, hay depende mas de ti, pues en realidad Noligma estaba en el bosque de casualidad, o mas bien tuviste suerte de coincidir con el.
En cuanto a quien te dio el mapa y por que están estos tipos atacando es obvio que alguien se dedica a vender mapas para emboscarlos luego... o bien alguien te quería específicamente a ti, pero bueno eso te lo dejo a ti como gustes je je je...

también podemos optar que estaban allí por que pillaron al cochero y lo "interrogaron", o que incluso fuera parte de la trama contra ti.

como dije antes como gustes, me gusta que los demás también participen y creen sus propias historias.

Noligma no respondió y su gesto pronto se torno iracundo, una rabia ciega sin control ni impedimento, ira pura traslució en sus ojos.
-los matare... ¡los matare a todos!
contraviniendo a todos los avisos y a la misma lógica, Noligma abrió la puerta de golpe sin tocarla y salio sin importarle nada lo que fuera de el.
Afuera era un caos.
Dos hombres curtidos con espadas retrocedían incrédulos ante una especie de muñeco budu.
Era el mayordomo de Noligma, pero con tantas saetas y esa espada clavadas, le daban ese aspecto de muñeco de magia negra.
Ya habían 2 cuerpos en el suelo, uno era sin duda el dueño de la espada que ensartaba al mayordomo, estaba de espaldas al cielo, pero su rostro miraba arriba delatando el método por el cual había perdido la vida.
El otro cuerpo estaba alejado, pero parecía que no estaba muerto el hombre parecía intentar respirar mientras tenia sus manos alrededor de su cuello, teñidas de rojo carmín.
Su compañero que lo había estado atendiendo se alzo con la ballesta preparada, Noligma lanzo una especie de hechizo verdoso que impacto al hombre, lanzan dolo por los aires hacia atrás.
No obstante la flecha estaba ya en el aire.
La flecha se desvió por alguna clase de escudo invisible, pero igualmente rasgo el hombro del brujo.
-maldición...
Noligma se miro la herida pensando que solo quedaban los dos hombres frente a su mayordomo, no vio al que estaba detrás de la carroza y que había visto perfectamente que era un mago, este se acerco sigiloso.
Era el ultimo ballestero, podría atacarle hay escondido, pero había visto como la flecha se desviaba, no obstante, aun así le había alcanzado, si atacaba desde mas cerca... tal vez no pudiera desviarla.

El mayordomo vio la escena desde lejos
-Amo! cuidado!
Justo antes de lanzarse sobre uno de los hombres ensartándose en su espada para unirla a la colección y clavar una de las saetas que se extrajo en el cuello
Noligma simplemente o no le escucho o no le entendió pues se limito a lanzar otro hechizo contra uno que estaba empezando a huir, y de repente era parte de un matorral de zarzas vivientes que se movían por su piel rasgándola con sus espinas, arrastrándolo junto a sus gritos a el profundo bosque.
Noligma exclamo
-Morid malnacidos! esta me la pagareis con vuestras vidas!...
El ballestero sonrió estaba a un paso de el, y Noligma no lo había visto alzo su arma y apunto.


inclinaos ante mi poder:

YER NOLIGMA


EL MAYORDOMO- STUNKY


PENURIA


EL MAESTRO DE SINFONÍAS


FELURIAN



avatar
Heredero de la Montaña Prohibida
Ver perfil de usuario
Mensajes :
585

Volver arriba Ir abajo

Re: El temor de un hombre sabio (?) [Libre]

Mensaje por Elsa de Arendelle el Mar Ene 14, 2014 10:58 am

Spoiler:
¡Me parece bien la idea de una emboscada o.o! Incluso, tendría sentido que alguien quisiese eliminar a Elsa del trono de Arendelle para poner a Anna en él, la cual es mil veces más accesible, confiada y por extensión, manipulable, ¿No xD?

Se me ha ido la pelota en este post, no me lo tengas en cuenta x_x. Es que quería hacer algo propio de Elsa pero a la vez no quería que fuese más de lo mismo, por eso he variado en el último momento el punto de vista con el ballestero, espero que no te moleste Smile.

-“¡Se ha vuelto loco!”- Pensó Elsa. Apoyó los codos en el asiento para incorporarse con mayor facilidad, perpleja al ver como el brujo abandonaba el carruaje en un acto claramente suicida y desquiciado. Debía estar muy seguro de sí mismo al enfrentarse solo al peligro, o haber perdido completamente la cabeza-Oye, ¡Espera!-Ni siquiera el muro había hecho gran cosa. Golpeó el relleno con el puño apretado y terminó por ponerse de pie dentro del compartimento. La puerta abierta le permitía una visión limitada del desarrollo de los acontecimientos, aún así pudo ver que los atacantes no eran meros aficionados. Iban armados hasta los dientes, demasiado teniendo en cuenta que se enfrentaban a una diligencia ocupada por tres personas… Bueno, al menos se suponía que dos de los ocupantes eran humanos. Posó su mano sobre el dintel y se asomó cautamente, sin atreverse a salir del todo. Parecía una lucha bastante desigualada, pero los atacantes caían como moscas en medio de una gran violencia que la reina no estaba preparada para ver. El autómata se defendía fieramente, y Elsa supo que si hubiese sido de carne y hueso ya estaría muerto, como los que yacían en el suelo o el infeliz que agonizaba ahogado en lo que parecía ser su propia sangre. A pesar de todo, dedujo que sus ataques iban dirigidos en mayor medida hacia el hechicero, que parecía estar luchando contra todos ellos a la vez. Sintió nauseas y ganas de devolver lo que no había en su estómago vacío, logrando servirse de sus fuerzas para aferrarse al marco y no caer al suelo. ¿Y si eso mismo hubiese sucedido durante el anterior combate que había librado hacía poco menos de una hora? La garganta se le hizo un nudo pesado que le impedía tragar. Los problemas no iban a quedarse al otro lado de la puerta por mucho que apartase la mirada. Tampoco quería ser indigna, pues una reina que no era capaz de enfrentar a las adversidades no debía considerarse como tal. Había vivido demasiado tiempo protegida del mundo en su palacio y ahora debía aprender a enfrentarse a la crudeza de un enfrentamiento , mágico o no, donde la sangre corría manchando el suelo como una llamada a la parca. Volvió al interior, tambaleándose, y miró la puerta que se situaba en el lateral contrario, por donde la nieve que bañaba el cristal de la ventanilla ofrecía una señal borrosa pero inequívoca de que al menos había un hombre más... No era su mejor idea, desde luego, pero cualquier cosa era mejor que permanecer como una frágil damisela allí dentro, pues sentía como si las paredes la oprimiesen sin piedad. No sabía que iba a encontrarse al otro lado, ni siquiera si acabaría por salir corriendo o no, convertida en un colador humano. Su mente era un rápido hervidero de actividad, algo a lo que no estaba acostumbrada pues solía tomarse las cosas con calma; pero debía asumir que la situación no le iba a dar tregua y que lo que hiciese a continuación sería decisivo. Sin vacilar un ápice, porque no se lo permitió a sí misma, abrió la portezuela y salió al exterior.

*  *  *

El precio, ya de por si elevado, acababa de multiplicarse por tres a causa de los imprevistos que habían alterado notablemente la cacería, algo que ninguno de ellos esperaba. Nadie les había advertido que la víctima viajaba escoltada por un brujo, razón por la cual, lo que en principio iba a ser un atraco que derivaría en accidente para los ocupantes de la diligencia, ahora era una lucha por la superviviencia del pelotón de mercenarios al cual había sido encomendada dicha tarea. El ballestero chasqueó la lengua, preocupado por el desarrollo de la pelea, consciente de que su propia ventaja sería decisiva para determinar el final de la misma. Tenía al individuo en el punto de mira, mientras masacraba a sus compañeros. Esta vez no iba a errar el tiro, pues la cercanía era su aliada, y la fuerza del impacto sería aún mayor debido a la corta distancia que recorrería el proyectil. Le había rozado en una ocasión, podría hacerlo de nuevo. Si había calibrado bien la dirección del viento y el propio peso del virote, no tendría ninguna dificultad para acertarle en plena nuca y acabar con su miserable existencia. La brujería era una lacra que debía eliminarse de la faz de la tierra, y los que la llevaban en su sangre, eran verdaderas aberraciones de la naturaleza. Contuvo el aliento y apretó el gatillo, provocando que el mecanismo se accionase y la flecha saliese disparada como un golpe mortal. Pero no llegó a su destino, pues antes siquiera de poder rozarle, se clavó en el suelo guiada por la potente fuerza de una ráfaga helada. El soldado soltó una maldición que haría palidecer a cualquier matón de taberna, sin comprender la razón de la nieve en verano.

-Quieto-Advirtió una voz femenina en el momento en que intentaba cargar de nuevo la ballesta y obtuvo la explicación que buscaba, o casi. Pudo ver que se trataba de una mujer joven de pelo excesivamente claro, y supuso que era la que había que debían abatir en un principio. Decidió ignorarla, pues el hechicero el parecía más peligroso, pero se llevó una sorpresa desagradable cuando su arma se congeló en su propias manos, convertida en un armatoste inservible cubierto de hielo. El hombre la dejó caer con violencia y miró sus manos, ligeramente quemadas por el contacto con la magia gélida-Ha-hablo enserio.
-También sois una ramera del diablo-Siseó, dándose cuenta de que era ella la causante. Decidió que todo aquello tenía más que sentido, teniendo en cuenta las compañías que frecuentaba, pero eso sólo hacía que el precio por el encargo aumentase aún más. Sus palabras parecieron incomodarla, la cual alzó los dedos como si le avisase de que no debía acercarse, a lo que el hizo caso omiso.
-Te equivocas. Márchate. Ahora, y no te haré daño-No era muy buena amenazando, pues lavoz le temblaba. El soldado apartó de una patada la ballesta inutilizada y sacó de su cinturón una daga afilada, despertando aún más los visibles nervios en ella. Era evidente que lo anterior no había sido más que un farol, un truco de feria, de lo contrario no se mostraría tan poco convencida. Esperaba que los demás se las apañasen como pudieran mientras el se encargaba de la bruja que había arruinado su tiro-Hazme caso-No era demasiado persuasiva, la inseguridad que destilaba le indicaron que no supondría una gran amenaza.

La chica reculó unos pasos, tal y como él sospechó, agitando sus manos delante de ella con gesto de amenaza, casi como si no supiese lo que hacía. Un destello blanco-azulado brotó de las mismas, y por un momento pensó que le alcanzaría y sufriría el mismo destino que su arma, más falló por un metro, y su hechizo, o lo que quiera que fuese, quedó anclado en el suelo como una inocente montañita de nieve que pronto se derretiría bajo la luz que iluminaba el cielo.
El mercenario alzó una ceja con incredulidad, y soltó una profunda carcajada cruel.

-¿Es ese tu mejor truco? Que miedo-Se mofó, socarrón. Dio una patada a la aglomeración nívea, de forma despectiva, mientras avanzaba incansable cuchillo en mano con intención de acabar esa parte del trabajo, observando el terror en los ojos de ella. Matar a una mujer no era un trabajo agradable, pero matar a una bruja… Eso era distinto.

El sol se escondió de pronto, pues dejó de sentir su calor en la espalda, y su propia sombra pareció crecer considerablemente a sus pies, extendiéndose hasta alcanzar los pies de la rubia. Eso no lo hizo detenerse, no obstante, alzando la mano cuando apenas lo separaban unos metros para blandir el arma blanca. No le preocupaba que ella volviese a alzar las manos… Lo que lo alertó fue el rugido que oyó tras el. Giró la cabeza a tiempo para ver como caía prisionero de una mole de considerable altura y de color blanco con forma humanoide, la cual rugía cual oso polar marcando su territorio. Le faltaba media cabeza a causa de la patada, pero a cada gesto de resistencia de su víctima, la bestia de nieve imponía más fuerza aún, siguiendo las órdenes de la reina, que contemplaba asustada y asombrada su propia creación.



❅ Beware the frozen heart ❅


Spoiler:


avatar
Reina de Arendelle
Ver perfil de usuario
Mensajes :
523

Volver arriba Ir abajo

Re: El temor de un hombre sabio (?) [Libre]

Mensaje por Yer Noligma el Mar Ene 14, 2014 2:07 pm

OFF:
Me gusta, te quedo bastante bien, yo solo voy a añadir un poco mas a lo que hacen Noligma y su mayordomo, pero no me meteré en lo que hace Elsa, tiene que aprender a valerse por si misma.

Noligma no veía a Elsa, no oía a su mayordomo, ni atendía a las suplicas.
Pronto supo que no quedaban muchos, ya no se oían virotes, osea que no habían ballestas, habían 3 o mas muertos o a punto de estarlo.
A su mirada solo estaba vivo el que ahora tiraba su arma pidiendo clemencia a su mayordomo, pues su miedo era mayor que la lógica, debería haber huido... aunque no le habría servido, los autómatas no se cansan, los hombres si.
Con ello hizo que su muerte fuera rápida y indolora, algo que Noligma no le habría concedido.

Pronto y finalmente oyó, pero solo un sonido lastimero, sin mirar si habían mas hombres o que era de Elsa Noligma corrió en la dirección del sonido.
Un rugido de algo bastante grande tapo el fino sonido, pero Noligma simplemente ignoro el potente sonido del golem, ni siquiera pensó en ello.
Paso por encima del hombre que se agarraba su yugular destrozada, la imagen de lo sucedido empezaba a cobrar sentido, pero no... no podía aceptarlo... no ! ¡¿por que a el?!
Finalmente encontró el origen del lamento.
En realidad lo sabia, lo había sentido allí dentro de la carroza, cuando la ira lo invadió, pero no había querido creerlo.
Un joven lobo yacía en el suelo con dos virotes clavados, uno  no parecía hacerle hecho daño, pero el otro estaba clavado justo detrás de sus patas delanteras, en el abdomen.

-por que... Wrath... por que?!

todo tenia sentido, su fiel mascota, persiguiendo la carroza de su amo, libre por los bosques, Noligma nunca pensó en un ataque.
El lobo debió ver a los ballesteros disparar, y despertó su Ira que lo lanzo contra ellos.
Lo que explicaba que el sucio y rastrero humano estuviera hay con la garganta destrozada... pero al hacerlo sus compañeros abrieron fuego.

-Wrath... debiste esconderte... aunque entonces no serias tu verdad.

Noligma se había sentado a su lado, y envolvió el rostro del lobo con sus mano y lo puso entre sus pies.
El lobo volvió a lanzar un sonido lastimero y le lamió sus manos.

-Wrath...

Noligma no sabia que hacer, no sabia que pensar, ser el mago o ser mágico de increíbles poderes... y no poder hacer nada.
Ni siquiera lo podría escuchar ayudar una vez mas... el pulmón estaba demasiado dañado, simplemente gimoteo, mientras Noligma lo acariciaba y le cantaba al oído, mientras el caos la sangre y los sonidos de los moribundos reinaban a su alrededor... a su alrededor.

_____________________________________________



...Mayordomo del brujo...


Definitivamente la amenaza había descendido un 50%, todos los hombres habían perdido sus armas de largo alcance o habían muerto.

De hecho solo quedaban 2 mas.

El autómata se volvió y vio a un gran golen de nieve agarrando a uno de los hombres

Otro 25% había descendido, aunque no sabia como tomar al golen si de amigo o enemigo... pero aun quedaba otro 25% antes de ocuparse de el asunto de la nieve

No lo veía, pero después de hacer memoria breve supuso donde estaría.

Se agacho de improvisto y miro bajo la carroza, hay estaba ¿que hacia metido allí? no tenia lógica ninguna que pasara desapercibido bajo un transporte que se desplazaba.
el se arrastro por debajo huyendo de el, pero el simplemente paso por encima de la carroza usando las irregularidades como puntos de apoyo, desde otro angulo parecería como un insecto correteando por una pared.
Pronto salto sobre el, y lo derribo, No le costo mucho levantar lo, como no-humano tenia mucha fuerza para un ser vivo de su tamaño, pero esa no era la razón, la amenaza, era un humano muy joven.

15 % de amenaza disminuida

El joven no iba armado, sin duda la perdió o la dejo caer en su huida, o bien nunca la tuvo, puede que los ballesteros lo usaran como portador de los virotes.

El mayordomo examino al joven, su pulso acelerado sus palpitaciones casi al mismo ritmo, pero no decía nada, como comprobación apretó su agarre.
-ahhh! suéltame!
no era mudo, bien, de serlo seria eliminado, su amo necesitaba alguien vivo que hablara, de otra forma tendría que deshacerse de el como del resto.
Un joven implicaba una amenaza inferior, así que era mejor selección que un humano adulto.

El mayordomo realizo un examen con detenimiento, mientras el joven intentaba morderlo, no sentía dolor así que poco le importaba.
Unas heridas en sus rodillas y manos, de arrastrarse, tenia morados en la cara, al parecer los otros humanos no le hacían ascos a golpear a un inferior y inmaduro humano, cuando fue a examinarlas mejor el se resistió así que uso el poder de su voz.
-tranquilo... no te  voy a hacer daño
uso su voz como una encantadora melodía que por alguna razón hechizaba a los humanos.
El joven no pareció afectarle en absoluto, lo cual resulto raro y contradictorio, no conocía un humano que pudiera... a no ser.
El ser metálico centro su mirada en su rostro, intentando apartar de su visión los morados y el barro, el pelo revuelto y desdeñado, pero resultaba imposible, mientras el joven empezó a revolverse aun con mas fuerza.
No le dejo opción, de un movimiento calculado golpeo su cabeza para aturdirla por lo que pudo hacer un análisis completo.

-10% y el peligro quedaba en 5%

Si un niño no entrañaba peligro, una niña aun menos.


inclinaos ante mi poder:

YER NOLIGMA


EL MAYORDOMO- STUNKY


PENURIA


EL MAESTRO DE SINFONÍAS


FELURIAN



avatar
Heredero de la Montaña Prohibida
Ver perfil de usuario
Mensajes :
585

Volver arriba Ir abajo

Re: El temor de un hombre sabio (?) [Libre]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.